Vacaciones con la palabra

Señor me cuesta trabajo llegar junto con mis palabras, ser uno entre lo que digo, lo que pienso y lo que hago. Parece que se escapan mis ideas por caminos diferentes de mis sentimientos. Escucho ruido, me crispa no enfocarme, me duele estar dividido por mis juicios de vida, que no llegan a ningún nado. Escucho sobre tu entrada triunfal en Jerusalén, medito en el hecho de que tu lees el fondo del pensamiento y el corazón de todo ser humano: Se que estás consciente de que te traicionarán, que te juzgarán sin sentir, sin ley, ni razón, usando la autoridad para proclamar sus intereses y no justicia. Entras REY DE REYES ¡digno! dándole realeza al borrico que montas. Los débiles poderosos te envidia y te quieren ver culpable de sus temores, su enojo y el crujir de dientes. Ser quien eres representa verdad que destruye la mentira y a quienes no son quienes son. Eres vida con esperanza de los débiles. El sólo estar presente en la vida de las personas te convierte en pregunta. Tu presencia tiene tantas respuestas. Pero cada palabra, cada acción, cada silencio y sacrificio que haces tienen sentido: Decirnos «Te Amo», llevarnos al amor, convencernos de amar. Qué clase de tesoro somos para ti mi Dios, que tanto te esmeras por recuperarnos a pesar de la dureza de nuestra mente y corazón. ¿Qué miras en nosotros, que no nos atrevemos a mirar en el espejo?.

Por eso hoy quiero estar contigo: la palabra que entra en Jerusalén y transforma hasta al borrico., El verbo que se hace carne y habita entre nosotros. El hijo muy amado del padre que nos llama hermanos y derrama hasta la ultima gota de sangre. Tú Mi Señor que te consagra cada misa, para ir a nuestro encuentro, para recuperar nos, para transformarnos, para hacernos de la estatura de la puerta del cielo. Tu te haces esclavo en la eucaristía para hacernos libres en la comunión.

Tu eres mi origen, mi herencia, mi camino y mi destino. Entonces porque me empeño en hacer «como que no existes», pues al perderte perdería origen camino y destino. Porque me empeño en dejar de ver tu creación en el prójimo como en mi mismo, si te reconociera sería el abrazo más grande, el abrazo del universo. Esta semana será tan santa en la medida que permita que tu intervengas en este memorial, en este esfuerzo por regresar al corazón, en este instante de reconciliación y de entrega del hijo del padre, la entrega del hijo al padre, la entrega del espíritu santo del padre y del hijo para hacer de nuestra vida el nido donde el amor florece, se alimenta y se extiende por la gracia de Dios.

Señor ten mi debilidad, mi entendimiento, me voy a aventar a tus brazos, a descansar en ellos, a darte mi tiempo y mi entendimiento para tener una semana Sana y de Vacaciones amándote a Ti y a mi prójimo como a mi mismo, en cualquier destino del universo

Deja un comentario