No hay mayor amor que dar la vida por el otro.

El matrimonio es un “Si quiero”, una entrega total de tu ser masculino o femenino a tu pareja. Descubre el amor de tu matrimonio y entregarles a los novios esa vida, esa lucha, esas caídas y esa reconciliación. Esa ofensa perdonada. Es una forma de resucitar en el amor. De encarnar el Espíritu Santo que se expresa en la pareja, de compartir la creación del amor.

Tal vez tu matrimonio tiene problemas desavenencias, separación o incluso divorcio y errores. Recuerda que el amor se ha encarnado para ti, para ustedes  y se consagra diario para estar presente en la eucaristía y en los desposeídos, los que sufren, están enfermos  y marginados.

Eres flor de amor del creador del cielo y de la tierra, de lo visible e invisible. El Espíritu Santo Consolador está esperando para guiar, para reunirlos y hacer el milagro en la expresión del amor.

Guía para la pareja

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.