Soy como un niño cuando hablo de amor

«Hoy jugaré al menos con un niño»… Siembra esta flor de amor y extiende las redes de nuestro Señor .

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Dios de Amor, quiero que resucite el amor como niño.

Dios de Amor, que más grande regalo puedo pedirte para mi y mi prójimo, para el pariente y el vecino, que resucite el amor de niño en nuestras vidas. Sigue leyendo «Soy como un niño cuando hablo de amor»

Perdona a quien te ofende

Señor perdona nuestras ofensas y ayúdanos a perdonar a quienes nos ofenden.

Cada vez que me  enojo con alguien, me siento prisionero de esa persona. Pierdo mi libertad porque estoy muy atento, dependo de lo que haga, cada cosa que diga o deje de hacer esa  persona me molesta. Con esa basura en mi vida dejo de caminar por la vida libremente. Sigue leyendo «Perdona a quien te ofende»

El testamento espiritual de San Antonio

De tres cosas procede la muerte o la vida:

  • El corazón, la lengua y la mano.
  • Amo con el corazón, por medio de la fe y de la devoción; amo con la palabra, afirmando la verdad y edificando al prójimo; amo con la mano, por medio de un modo de actuar puro.
  • Renováos en el espíritu de vuestra mente en la contrición del corazón, y revestios del hombre nuevo en la confesión de la boca, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad al reparar el mal con buenas obras.

Estancia misionera en Rimini

San Antonio, Adoración del borrico en Rimini. Detalle del mural de la Parroquia de San Antonio de las Huertas, Tlaxpana, México, DF

Este es el único de los lugares evangelizados por Antonio al que se refieren expresamente las fuentes históricas. Sabemos que era una ciudad saturada de herejes, a los que Antonio se enfrentó con sus armas evangélicas: Sigue leyendo «Estancia misionera en Rimini»