Víctima del Resentimiento

Padre, camino de regreso a tu casa resentido, molesto, enojado, con un grupo de personas, con parientes, vecinos, que se yo… Muchas veces ni siquiera tienen un rostro definido. Simplemente son personas de algún lugar o son un grupo que me significan: daño, temor, resentimiento o rencor. Y camino bordeándolo por mis propios juicios y prejuicios sobre ellos. Son mis resentimientos familiares, vecinales, sociales. Resentimientos que reúno en mi conciencia y ni siquiera es un prójimo, o eres tú mi señor. Es una idea que me he formado y de alguna forma tengo que perdonarme. Sigue leyendo «Víctima del Resentimiento»

No he visto a mis hijos

Un padre abandonado por su familia llegó ante el Santísimo Sacramento en el Sagrario, en oración a nuestro Señor, lleno de dolor decía: «Hace tiempo que no he visto a mis hijos», el dolor profundo de estas palabras acompañadas de lágrimas, querían recibir el consuelo de la presencia de nuestro Señor. Sin Embargo, en el fondo de su corazón sintió una voz que le decía: YO TAMPOCO HE VISTO A MIS HIJOS. Sigue leyendo «No he visto a mis hijos»

Hoy iré a Misa con la Virgen María

Existe una manera de tener una vida inmaculada como la Santísima Virgen y es aceptando el amor como único guía de la vida. Para algunos de nosotros, acostumbrados a caernos en el temor y los errores, nos parece difícil concebir una persona encarnada por el amor y que acepta al amor como su guía y Señor. Sin embargo, si meditamos en el sentido que decidir por el amor le da a nuestra  vida, nos daremos cuenta que además de mirarnos libres,  ‘pues la libertad es decidir por el amor; también reconoceremos que el camino de amar sobre todas las cosas es duro, áspero y también lleno de fortaleza. En la fortaleza del amor ni siquiera se toman las tentaciones como una alternativa. La mejor forma de describir las acciones de la inmaculada vida de la Santísima Virgen, es descuibrir a una mujer en el amor y para el amor.

Sigue leyendo «Hoy iré a Misa con la Virgen María»

Habla con Dios sin desanimarte

Oh alma mía, que poca necesidad pareces tener de la conciencia de que Dios está contigo, de la fe de que siempre está contigo y habita el templo de tu corazón.

Había un hombre que caminaba por el castillo buscando ayuda y a cada persona que pasaba le contaba sus penas y algunos se compadecían de él y otros le rehuían y hasta se burlaban de él. “Si tan solo el rey me escuchara”. Sigue leyendo «Habla con Dios sin desanimarte»

Retírate, dale espacio al amor

Alma mía ¿Cuantas razones tienes para apartarte de la conciencia de que Dios está presente? Es tan normal su presencia que lo miras casi como un adorno más de nuestra vida, le das un lugar importante en la recámara, en la sala y el comedor. Aún en tu pecho, la cartera o en el transporte donde está su imagen,  pero realmente dejas de mirarlo y retirarte a dialogar con él.

Sigue leyendo «Retírate, dale espacio al amor»

Quiero que regrese

Alma mía regresa al nido del presente donde realmente perteneces ¿por qué insistes en ocuparte del pasado? donde guardas resentimientos y rencores. O del futuro donde el temor crea las sombras de tus preocupaciones. Regresa al presente donde está el Señor pues sólo desde este instante podrás darle sentido a tu historia guiándola al rumbo de la paz y el amor del Señor eterno y misericordioso.
Sigue leyendo «Quiero que regrese»

Oración por mi espos@

Señor, Tú nos pides que tomemos el yugo y caminemos juntos, pues tu yugo es suave y tu carga ligera. Te pido por mi cónyuge, ese ser lleno de tu amor con quien comparto mi yugo. Has puesto el amor para unirnos y nuestro egoísmo y el adversario parece insistir en separar el paso y nuestro rumbo. Gracias por permitirme decidir por compartirme con mi espos@ para compartir las bendiciones de tu camino. Para crecer y multiplicarnos, para ir por todo el mundo encarnando el amor, buscando la paz y el perdón.

Sigue leyendo «Oración por mi espos@»