Oración en crisis, al Padre Nuestro

Señor, en esta crisis donde siento que me hundo, estás conmigo y tratas de despertarme a tu Amor. Nunca me has abandonado. Padre Nuestro tu nunca abandonas a tus hijos y los protege, alimenta, cobija y guía con su presencia. Sigue leyendo «Oración en crisis, al Padre Nuestro»

La comunión con el resucitado

¿Cómo puede Dios transformar la maldición en bendición?

Mi Señor, manantial creador, estoy deseando tener conciencia de que tu estas aquí. Sé que estás pero mis ojos sólo miran cuerpos y mis oídos no saben escuchar el espíritu de quienes me rodean, empezando por tu Santo Espíritu. Me he centrado en mis propios sentimientos y razones y he dejado de alimentar mi conciencia del manantial que Tú nos das en cada espíritu. El espíritu donde está el soplo divino que infundiste en nuestra alma para continuar tu creación en la tierra. Sigue leyendo «La comunión con el resucitado»

Me siento vacía, como viviendo en guerra

Alma mía, el amor, la paz, el gozo, la amabilidad, el dominio de ti, la mansedumbre y l paciencia son dones del Espíritu Santo que están en tu espíritu y te animan. En el espíritu es donde hay que buscar la plenitud, al compartir estos dones es cuando encontrarás que estás llena de la presencia del Señor. Sigue leyendo «Me siento vacía, como viviendo en guerra»

Videoconferencia: Conócete y perdona

Hoy hemos de ir a la profundidad. Sabemos que en este mundo hay largo, ancho y altura y también profundidad, así como el río viaja por la parcela y al profundizar alimenta la tierra que verá el milagro de una semilla, así nosotros abriremos la compuerta de nuestro corazón para profundizar bien adentro, buscando el amor de Dios que ha depositado e nuestro espíritu y que está esperando que le abramos la compuerta para transformando en huerto y campo de abundancia de amor, Para todo el mundo. Sigue leyendo «Videoconferencia: Conócete y perdona»

Soy egoista

¿Cómo puede Dios transformar la maldición en bendición?

Mi Señor, manantial creador, estoy deseando tener conciencia de que tu estas aquí. Sé que estás pero mis ojos sólo miran cuerpos y mis oídos no saben escuchar el espíritu de quienes me rodean, empezando por tu Santo Espíritu. Me he centrado en mis propios sentimientos y razones y he dejado de alimentar mi conciencia del manantial que Tú nos das en cada espíritu. El espíritu donde está el soplo divino que infundiste en nuestra alma para continuar tu creación en la tierra. Sigue leyendo «Soy egoista»

¿cuál es tu misión?

Alma mía, tu misión es amar. Al peregrinar en esta tierra confía en el Amor de Dios y deja que su milagro de caridad se exprese en tu vida,  entre amigos, de novios, en el amor de esposo, padres e hijos. Ama, permítele a Dios ser Dios, especialmente en los momentos en que las caídas, la obscuridad del dolor y el rencor, la debilidad y la falta de voluntad nos hacen flaquear.

Sigue leyendo «¿cuál es tu misión?»

Tu separación es egoísmo que oculta el amor

La separación es un grito del egoísmo que me enferma de soledad. La soledad no quiere perdonar, se desespera, busca la comodidad y la felicidad del mundo temporal, tiene miedo ante las tormentas. En el grito de la soledad, quisieras tener un «vida nueva», exiges que los demás la llenen. Y las personas, sobre todo las cercanas, no hacen lo que necesitas, dependes de lo que el otro te dé. Buscas en las opiniones el «evangelio humano» que hace justa la voz del egoísmo. El egoísmo hace que me mire como rueda con el eje en mí mismo, por eso ruedo sin sentido aunque me mueva. Sigue leyendo «Tu separación es egoísmo que oculta el amor»

Medita: Mírarte lleno de temor o de amor

10 meditaciones del viaje espiritual 3/10

La tercera decisión a meditar es mirarse lleno de temor o de amor.

El amor es el origen, camino y destino del hombre. Somos una semilla de amor encarnada en esta tierra para dar frutos y transformarla con semillas de amor. El temor, en cualquiera de sus formas, es la negación del amor. Es una percepción de la conciencia aprendida y justificada por la mente, las emociones y aún el dolor físico en las experiencias, que alimentamos constantemente con los juicios y las condenas. Pero en realidad el Amor anima la vida y el temor termina por aniquilarla en nuestra conciencia. El temor que aprendimos por experiencia podemos transformarla con la mirada del amor, dejando de juzgar y condenar. Sigue leyendo «Medita: Mírarte lleno de temor o de amor»

Deja de invocar tu egoísmo

Alma mía, el Señor insiste en que pongas su palabra en tu vida, que la encarnes y la extiendas como bendición por el mundo. Simplementela escucha de su palabra parece difícil, pues hay tanto ruido en las preocupaciones y rencores, en el temor y los egoísmos del corazón, que alzarse sobre ese ruido requiere negarse y cerrar la puerta de los sentidos y las emociones para entender y comprender la palabra del Señor. Alma mía, su palabra tiene la fuerza y el sentido de lo que tanto anhelas. Sigue leyendo «Deja de invocar tu egoísmo»