Soy como un niño cuando hablo de amor

«Hoy jugaré al menos con un niño»… Siembra esta flor de amor y extiende las redes de nuestro Señor .

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Dios de Amor, quiero que resucite el amor como niño.

Dios de Amor, que más grande regalo puedo pedirte para mi y mi prójimo, para el pariente y el vecino, que resucite el amor de niño en nuestras vidas. Sigue leyendo «Soy como un niño cuando hablo de amor»

Estoy confundid@

Señor, gracias por tu presencia, contigo puede compartir que me pesa el día. Mi mente no alcanza a entender para qué es nada- Siento que mis acreedores me acechan como animales rapaces, mi mente se oscurece y me cuesta trabajo articular las soluciones. La debilidad que encuentro en mi animo me confunde y busco rincones de placer o espacios para no pensar y dejar de sentir este duelo de desesperanza. Cuando siento cerca a las personas con quienes comparto mi alegría y amor las rechazo porque no encuentro paz, alegría, amor o paciencia. Me miro impaciente, temeroso y confuso. Necesito de ti mi Señor pero miro mi fe ahora tan pequeña.
Sigue leyendo «Estoy confundid@»

Deja de cultivar el Temor

Deja de negar al Amor, de ignorar tu Amor, de hacer culto al temor. Ten paciencia y gobernaras la ira, puedes ser totalmente paciente si sabes que lo que buscas existe y el Amor existe, pues es el Señor Dios que viene a tu encuentro y está en tu prójimo como en ti mismo. Ante el temor afirma el Amor que te cría y te crea en unión con el universo. Es el verbo encarnado para habitar entre nosotros, es la luz que expulsa las sombras del mal de tu espíritu y el de tu prójimo. El culto al Temor es separar, juzgar y condenar. Salva en el amor, es posible y es necesario, pues eres expresión del Amor encarnado como semilla de su voluntad en esta tierra. Une en el Amor, deja de ignorar o justificar la separación, eres un Amor, son un Amor. Ten paciencia y descúbrelo en la paz del Señor. Sigue leyendo «Deja de cultivar el Temor»

Red de amor: Disfruta la Sagrada Comunión

El momento más sublime que vive la humanidad es la consagración de Cristo en la Sagrada Eucaristía. Deja la Gloria del Padre Nuestro para encarnarse a nuestro encuentro. Ir al encuentro de su Santa Presencia es posible y necesario. Pues que mejor alimento para el amor que el Amor. El verbo se hizo carne y habito entre nosotros. Nos dejó su palabra y está preso del amor que nos tiene en el Sagrario, esperando redimir y guiarnos con nuestra cruz hasta la resurrección. Al comulgar te conviertes en Custodia viviente que va a donde tú estés y llega hasta donde la lleves, que mejor que llevarla donde está tu pareja.

Sigue leyendo «Red de amor: Disfruta la Sagrada Comunión»

No he visto a mis hijos

Un padre abandonado por su familia llegó ante el Santísimo Sacramento en el Sagrario, en oración a nuestro Señor, lleno de dolor decía: «Hace tiempo que no he visto a mis hijos», el dolor profundo de estas palabras acompañadas de lágrimas, querían recibir el consuelo de la presencia de nuestro Señor. Sin Embargo, en el fondo de su corazón sintió una voz que le decía: YO TAMPOCO HE VISTO A MIS HIJOS. Sigue leyendo «No he visto a mis hijos»

Quieres ¿Paz o Conflicto?

Señor, ¿como cambiar el conflicto en Tu paz? tantas veces encuentro problemas y me contrarío con tantas personas que he olvidado tu paz, mi corazón se angustia, me vuelvo intolerante, me crispa el sólo saber de esas personas, me duele lo que me hacen, cuanto cada insulto y lo guardo como resentimiento. Olvido la paz en mi corazón y respondo al conflicto con ironías, juicios, descalificaciones, desprecio  y todo tipo de agresiones verbales y aún físicas. Encuentro el conflicto en lugar de la paz. Sigue leyendo «Quieres ¿Paz o Conflicto?»