Cuida tus palabras

Las palabras hablan de tu corazón y la bondad del Amor está en ti. Confía en el amor de tu noviazgo, en el amor de tu matrimonio, en el amor de Dios y deja que su milagro de caridad y misericordia transforme su vida. Permítele a Dios ser Dios, especialmente en los momentos de crisis, en que las caídas, la obscuridad del dolor y el rencor, la debilidad y la falta de voluntad nos hacen flaquear. Sigue leyendo «Cuida tus palabras»

Retiro con Internet

Terapia en el AmorLos retiros con Internet son ayuda en línea de Terapia en el Amor y tienen el objetivo de que tu espíritu esté en contacto con el Espíritu Santo y así poder iluminar tu mente, tus emociones, tus sensaciones y las relaciones con otras personas en la circunstancia en la que estés viviendo. Sigue leyendo «Retiro con Internet»

Olvide que siempre estás presente.

Señor, Padre bueno: Se que todas tus expresiones de Amor son un milagro y que el universo está lleno de tus milagros, pero es tan pobre mi visión que no encuentro el milagro en esta crisis. Quiero encontrar mi fe para pedirte lo que pienso y quiero. Pero ayúdame a pedir lo que necesito, lo que mi corazón desea descubrir. Tu milagro. Sigue leyendo «Olvide que siempre estás presente.»

Hij@, eres el Amor de Dios, su bendición, haz familia.

Oye Hij@. Parece que hacer familia es sólo tarea de los padres, pero ¿cómo hacer familia cuando uno de ellos falta?, ¿cuando los papás están en crisis? En los problemas matrimoniales parece que los hijos no cuentan en las decisiones y son los más afectados. Si eres hij@ programad@ o no, de comportamiento correcto o rebelde siempre serás de la familia. Formas el cuerpo de tu familia. Hij@ eres una bendición de Dios en tu familia. Sigue leyendo «Hij@, eres el Amor de Dios, su bendición, haz familia.»

Ejercicio espiritual medita sobre la separación

Meditación: la separación

Te has topado con lo duro de mi cabeza y de mi corazón.

Encontraste mi egoísmo que se resiste a ser señalada/o siquiera. Mi soberbia estima que todo lo puedo y mi humildad me recuerda que sólo en ti lo puedo. Por eso quiero hacer esta pausa y sentir tu Presencia, que me da la Vida, en mi cuerpo, en mi mente, en mi corazón, en este momento... ahora...

(PAUSA, SIENTE SU PRESENCIA)
Todo lo sabes Señor y miras como me quiero cubrir con una máscara de dureza y de autosuficiencia. Sabes que me he apartado de ti, de tu voluntad. Por eso Señor te pido la gracia de creer en lo que podría llegar a ser y hacer, si solo le permitiera que Tú, mi Señor, continuaras tu obra en mí­.
(PAUSA, PIDE LA GRACIA)
Quiero dejar que Tú seas mi Dios, Padre Nuestro, quien me creó y me ama, hasta encarnarte y acompañarnos en Jesucristo y mantenerte tocando a mi puerta para expresar tu Espíritu Santo de Amor. Quiero aceptar la gracia para que Tú, mi Señor, continúes creándome, guiándome y dándome forma.
He dejado de ser bebé y parece que olvidé caminar paso a paso y confiarme en ti un día a la vez, mirándome en Tu presencia. A pesar de que me preparé cuando niña/o a recibirte en la Sagrada Eucaristía y en los Sacramentos y de joven a vivir en tu Espíritu Santo, te he apartado de mi conciencia y te miro ausente de mí. Señor Dios, ayúdame a recordar que Tú me diste la vida. Gracias por el regalo de vivir. Enséñame a caminar más lentamente por la vida, a estar quieta/o y disfrutar de los placeres creados para mí. Poder tener presente la belleza que me rodea: la maravilla de las montañas, la tranquilidad de los lagos, la fragilidad del pétalo de una flor. Necesito recordar que todas estas cosas vienen de Ti.
(PAUSA, PIDE SU AYUDA)
Leo en tu palabra (Mateo 19:3-6).-Se le acercaron unos fariseos y lo pusieron a prueba con esta pregunta" ¿Está permitido a un hombre divorciarse de su mujer por cualquier motivo?" Jesús respondió: "¿No han leído que el Creador al principio los hizo hombre y mujer y dijo: El hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá con una mujer, y serán los dos una sola carne?. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre."
(PAUSA, RELEER, MEDITALO)
Sabes Señor que me duele la separación y se que hay muchas razones y juicios para justificar la separación. Pero acaso una hija/o puede separar la semilla del padre y de la madre en su cuerpo. Por eso la hija/o sufre cuando en su mente y en su corazón tratan de divorciar lo que en su vida está unido. ¿Acaso no está en el hijo el padre y la madre? Pues bien el Padre Nuestro también está en el hijo y la hija y sufre tanto el Padre como el hijo de la separación que hemos creado. Bien dices: “Lo que Dios a unido, no lo separe el hombre”. Padre nuestro, perdón por la desunión que hemos creado con nuestro egoísmo en tu familia, en nuestra familia, en nuestra conciencia, donde Tú eres el Padre Nuestro… donde te hemos abandonado como hijos, donde nos hemos desunido entre hermanos, donde hemos justificado la separación de nuestra mente y nuestro corazón de la unión en ti, Padre Nuestro.
Hoy no quiero olvidar que estoy en tu Presencia de Dios, te quiero imaginar con la imagen de Jesús mismo, de pie o sentado a mi lado, quiero decirte todo lo que está en mi mente, y en mi corazón, tal como se le habla al mejor amigo, al hermano que nos adoptó en el Padre Nuestro. Luego guardo silencio esperando la respuesta de tu Espíritu Santo que bien a nuestro encuentro, este amor infinito del Padre en el Hijo, unidos en un solo Dios, en una sola creación, en un solo amor sin separación alguna.
(PAUSA, DIALOGA EN ORACION)
Al fin quiero cantar y dar Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo; como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.

Flores de Amor y Misericordia

Podemos transformemos este mundo cubriéndolo de flores amor.

Siembra y cultiva una o varias flores de amor al día.

Haz volver, SEÑOR, a nuestros cautivos, como las corrientes en el sur.
Los que siembran con lágrimas, segarán con gritos de júbilo.
El que con lágrimas anda, llevando la semilla de la siembra, en verdad volverá con gritos de alegría, trayendo sus gavillas. (Salmos 126:4-6)

Flor de amor

Hoy visitaré a un enfermo o a una persona solitaria.
Hoy entregaré mi limosna reconociendo a Dios en mi prójimo y en mi mismo.
Hoy visitaré al enfermo dándole la buena noticia de que Jesús está con él.
Papa hoy me reconcilio contigo, te perdono de todo corazón
Hoy no desayunaré por quienes tienen hambre

Víctima del Resentimiento

Padre, camino de regreso a tu casa resentido, molesto, enojado, con un grupo de personas, con parientes, vecinos, que se yo… Muchas veces ni siquiera tienen un rostro definido. Simplemente son personas de algún lugar o son un grupo que me significan: daño, temor, resentimiento o rencor. Y camino bordeándolo por mis propios juicios y prejuicios sobre ellos. Son mis resentimientos familiares, vecinales, sociales. Resentimientos que reúno en mi conciencia y ni siquiera es un prójimo, o eres tú mi señor. Es una idea que me he formado y de alguna forma tengo que perdonarme. Sigue leyendo «Víctima del Resentimiento»

Un ángel

La vida tiene colores y sinsabores, situaciones que en la mía, a veces, no puedo controlar. Quizá mi situación no sea tan difícil como creo, pero me doy cuenta que cuando tengo un sentimiento atrapado que me daña, me arrastra hasta las profundidades de la tristeza, donde todo se ve turbio, donde no se encuentra la salida. En medio de esa situación pueden suceder cosas extrañas, como la que me sucedió a mí. Sigue leyendo «Un ángel»