Siete Saludos a la Santa Madre del Amor

Dios todo poderoso, permite que entregue mi vida y necesidades en manos de tu Santísima Madre. Especialmente te pido…. (decir la petición) en el Nombre del Padre, del hijo y del espíritu Santo.
Amen.

Padre Nuestro que estás en el cielo….

  1. Dios te Salve, santa Madre de Dios, llena eres de gracia el Señor es contigo, bendita eres entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús… Santa María, tú que has encontrado la gracia ante los ojos de nuestro Señor, que has entregado tu vida al amor, que has encarnado al amor sin temor a cualquier dolor.  Ruega para que encuentre mi vocación y la sostenga en el amor, Para a enfrentar mis dudas poniendo el Amor de Dios como guía y sostén, como origen y destino de mi vida.
    Amén
  2. Dios te salve, Santa Madre del Amor, llena eres de gracia el Señor es contigo, bendita eres entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús… Santa María, tú que diste la paz a Jesús lo mismo en el pesebre, en el viaje a Egipto que en la cruz. Mírame con compasión y acerca mi vista a la tuya para que descubra la paz en el pecado, la fortaleza en la tentación, el camino hacia Jesús.
    Amén
  3. Dios te salve María de Guadalupe, llena eres de gracia el Señor es contigo, bendita eres entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús… Santa María, tú que en tus manos acunaste al indefenso y recibiste al crucificado, guía mis manos a la caridad y con manos abiertas reciba mi vida para acunarla en el amor de mi corazón.
    Amén
  4. Dios te Salve María de Sagrado corazón, llena eres de gracia el Señor es contigo, bendita eres entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús… Santa María, tú que peregrinaste desde la concepción hasta el sepulcro, enséñame el paso que se sostiene en el amor y que no pierde el rumbo del cielo, pues mis pensamientos me confunden y mis sentimientos parecen vagar sin sentido.
    Amén
  5. Dios te Salve María del Perpetuo Socorro, llena eres de gracia el Señor es contigo, bendita eres entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús… Santa María, tú , que recibiste la voluntad del Padre desde el anuncio hasta tu asunción, ayúdame a encontrar la voluntad del padre en mis penas, sobre todo en esta situación que me aleja del amor, del camino, la verdad y la vida.
    Amén
  6. Dios te salve María Señora de Lourdes, llena eres de gracia el Señor es contigo, bendita eres entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús… Santa María, Madre del hijo crucificado, tómame en el cruce de tus brazos hasta llegar a los brazos de Jesús presente en la eucaristía. Abrázame para llegar a la confesión profunda de mis culpas y el propósito de enmienda. Abrázame para recibirlo dignamente y velar siempre, como tú lo haces, por el dolor de mi prójimo.
    Amén
  7. Dios te salve María, de inmaculada concepción, llena eres de gracia el Señor es contigo, bendita eres entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre Jesús… Santa María, madre nuestra desde la crucificción, ruega por para darle la bienvenida a cualquier hijo tuyo desde que vive en el vientre de su madre. Bendecir en nombre de Jesús, a quien nace con diferencias. Entregar la misericordia del Señor entre quienes sufren. Ruega para que sean gratas flores y frutos de Amor a Jesús para el perdón de nuestros pecados ahora y en la hora de nuestra muerte.
    Amén

Gloria al Padre, al hijo y al Espíritu Santo…

Gracias Señor, Gracias Madre Nuestra, en el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo.
Amen

Ave maría Purísima… SIn pecado concebida

Oración para la reconciliación de pareja

Padre Nuestro ante ti somos quienes somos, pues has sido fiel a nosotros en lo prospero y en lo adverso, en la salud y la enfermedad, y nos has amado y respetado. Conoces nuestro pensamiento y sentimientos anidados hasta en lo más profundo de nuestro corazón. Nos amas hasta el extremo de dar la vida por nosotros.

Padre Nuestro creador del cielo y la tierra, de lo visible y lo invisible Todo lo sabes y todo es tuyo y sin embargo esperas pacientemente y con misericordia que te abramos la puerta para ayudarnos a poner en orden nuestra conciencia y retomar el rumbo del amor.

Padre Nuestro en Cristo, quiero reconciliarme contigo antes que a nadie: Te pido me perdones por no ponerte en primer lugar, amándote sobre todas las cosas. Tú eres el amor, origen, camino y destino de nuestra vida. Perdóname por olvidar amar. Perdóname por juzgar el bien y el mal y condenar y condenarme en mis juicios y justificaciones. Y hacerme esclavo de mis propias razones, como si todo lo supiera, como si conociera lo visible y lo invisible. Como si mi nombre fuera santificado. Perdóname por preferir el mundo al paraíso de tu amor. Perdóname por no cerrar mi puerta aunque fueran 10 minutos al día, para dialogar contigo.

Padre Nuestro clamo a tu Espíritu Santo, dame tu perdón para mirarme con el amor que me creaste y perdonarme por aquellos juicios que profería, por aquello que maldecía, por aquello que dejé de bendecir, por esa palabra que oculte, por esa ternura que detuve, por esa piedad que escondí, por esa soberbia y vanidad con que cubría la luz de tu amor en mí y en mi prójimo. Perdóname pues quiero perdonarme y transformar mis debilidades, mis defectos, mis ofensas, mis juicios en una bendición. Quiero bendecirme y bendecir a mi prójimo.

Padre Nuestro, Dios trino y uno, dame tu perdón para pedirle el perdón a mi prójimo, a mi pareja, pues también es tu amor mi prójimo. Ayúdame a perdonarle cualquier ofensa, de palabra, obra o de omisión. A quitar mis juicios, sentencias y castigos que le he impuesto y que me han esclavizado, nos han esclavizado y hemos perdido la libertad donde decidimos por el amor y así nos responsabilizamos de nuestros errores y aciertos. Ayúdame a descubrir el amor junto con mi pareja, para que reconciliados tú y nosotros limpiemos maleza, cochambre, tizne, resentimientos y rencores y caminemos en tu amor, hasta el fin de los tiempos.

En nombre de Jesucristo con tu Espíritu Santo te pido Padre Nuestro por esta reconciliación y ruego a Santa María Virgen, a los ángeles y a los Santos que intercedan por nosotros ante Dios nuestro Señor.

AMEN

Curso «Perdón»

ORACIÓN BREVE

Oh Jesús, a través de tu compasión, enséñanos a perdonar desde el amor, enséñanos a olvidar desde la humildad.

Ayúdanos a examinar nuestro corazón y a ver si hay alguna herida no perdonada, o alguna amargura sin olvido.

Permite que el Espíritu Santo penetre en mi espíritu y remueva todo rastro de enojo.

Derrama tu amor, paz y alegría en nuestros corazones, en proporción a nuestro vacío de propia complacencia, vanidad, ira y ambición .

Ayúdanos a cargar con ánimo la Cruz de Cristo.

Amén

Responsable de la publicación:
Juan Manuel D’Acosta López
Consejero Terapeuta en Misión de Amor

Rosario para la reconciliación de la pareja

Rosario para la reconciliación de la Pareja en Libro Electrónico y ADEMAS el MP3

Libro digital en PDF con el modo completo de rezar el rosario.
50 meditaciones enfocadas a la reconciliación de pareja.

La comunión con el resucitado

¿Cómo puede Dios transformar la maldición en bendición?

Mi Señor, manantial creador, estoy deseando tener conciencia de que tu estas aquí. Sé que estás pero mis ojos sólo miran cuerpos y mis oídos no saben escuchar el espíritu de quienes me rodean, empezando por tu Santo Espíritu. Me he centrado en mis propios sentimientos y razones y he dejado de alimentar mi conciencia del manantial que Tú nos das en cada espíritu. El espíritu donde está el soplo divino que infundiste en nuestra alma para continuar tu creación en la tierra. Sigue leyendo «La comunión con el resucitado»

Soy egoista

¿Cómo puede Dios transformar la maldición en bendición?

Mi Señor, manantial creador, estoy deseando tener conciencia de que tu estas aquí. Sé que estás pero mis ojos sólo miran cuerpos y mis oídos no saben escuchar el espíritu de quienes me rodean, empezando por tu Santo Espíritu. Me he centrado en mis propios sentimientos y razones y he dejado de alimentar mi conciencia del manantial que Tú nos das en cada espíritu. El espíritu donde está el soplo divino que infundiste en nuestra alma para continuar tu creación en la tierra. Sigue leyendo «Soy egoista»

Obedece

Acepta tu misión en la tierra, tu misión de amor. Amor que nace del Amor, que se extiende para unir la separación con la reconciliación, que se libera al perdonar y transformar la ofensa, que se levanta de su parálisis y comienza a vivir la vida que viene del Amor. Obedece al Amor del Padre Nuestro, origen, camino y destino de la vida. Ama al prójimo, quien también es Amor del Sagrado Corazón, así como tu eres su amado hijo y espera que te ames. Sigue leyendo «Obedece»

Trabaja como si todo dependiera de Dios

  • El paso más cercano al gozo de Dios es cambiar nuestra actitud sobre nosotros mismos, mirarnos como expresión del amor de Dios extendiendo con nuestra vida esa red del Señor que nos abraza. Siembra esta flor de amor
HOY ME PERDONO MI AUTOCASTIGO,

Reflexión

Hay un viejo refrán que dice: “reza como si todo dependiera de Dios; trabaja como si todo dependiera de tí.” Ha sido atribuído a San Ignacio (aunque no hay evidencia que lo haya dicho), y muchos piensan que recoge el espíritu ignaciano: entregando todo a Dios en la oración, y luego trabajando sin descanso para realizar el trabajo de Dios. Sigue leyendo «Trabaja como si todo dependiera de Dios»

Medita: encontrar vacío o sentido en tu camino

10 meditaciones del viaje espiritual 4/10

La cuarta decisión a meditar es encontrar el vacío o el sentido del camino.

En el vacío proyectamos todos nuestros temores, es un camino que no llega a ninguna parte, el vacío es el espacio donde cae el pensamiento suicida, muerto en vida o de la monotonía, al perder el sentido del camino. El temor nos pierde. Si no tenemos sentido en la vida cualquier camino parece bueno pero realmente no llegamos a ninguna parte en nuestro viaje. Pero cuando encontramos el sentido sólo algunos caminos nos acercan al destino que nos hemos propuesto. Sigue leyendo «Medita: encontrar vacío o sentido en tu camino»

Medita: Mírarte lleno de temor o de amor

10 meditaciones del viaje espiritual 3/10

La tercera decisión a meditar es mirarse lleno de temor o de amor.

El amor es el origen, camino y destino del hombre. Somos una semilla de amor encarnada en esta tierra para dar frutos y transformarla con semillas de amor. El temor, en cualquiera de sus formas, es la negación del amor. Es una percepción de la conciencia aprendida y justificada por la mente, las emociones y aún el dolor físico en las experiencias, que alimentamos constantemente con los juicios y las condenas. Pero en realidad el Amor anima la vida y el temor termina por aniquilarla en nuestra conciencia. El temor que aprendimos por experiencia podemos transformarla con la mirada del amor, dejando de juzgar y condenar. Sigue leyendo «Medita: Mírarte lleno de temor o de amor»

¡Señor, sálvanos, que nos hundimos!

La tormenta arrecia y el temor crece, fuertes vientos contrarios y la barca se mece a la buena del viento. Todo es más grande que lo que pueda controlar, el remo apenas rasca el agua y no logro avanzar hacia el rumbo propuesto. Las velas son un peligro pues mecen y ladean el bote. Quisiera echarle la culpa a alguien, quisiera decirle a alguien que quite de mi vida este momento ¿Jesús no te preocupas?

Señor, no sé cuál sea nuestro destino de nuestra vida, pero sé que tu estás con nosotros, te pido desde lo más profundo de mi ser que la protejas y la ayudes a descubrir el amor que has depositado en nuestro espíritu.  Sigue leyendo «¡Señor, sálvanos, que nos hundimos!»