¡Se libre en verdad! mírate amando

La libertad es usar la capacidad de decidir por un bien superior y el bien superior es el Amor, es amar.

En la libertad se vive el gozo, la paz, el autocontrol, la fidelidad, la amabilidad, la paciencia  del Espíritu del Amor. Tú eres una expresión del Amor del Señor, del Espíritu Santo, eres espíritu del Amor, Amor encarnado. Amar es lo que en verdad puedes dar, pues eres Amor. Sigue leyendo «¡Se libre en verdad! mírate amando»

10 meditaciones del viaje espiritual 1/10

Nuestra vida parece una constante decisión entre ir solos o acompañados en nuestro viaje por la tierra o el cielo, mientras caminamos por las veredas que van hacia el temor o el amor. Cuantas veces nos encontramos en el cruce entre el vació y el sentido. Tenemos que decidir si seguimos el dolor o el bienestar. Dar pasos en el conflicto o la paz. Mirar el mundo que nos rodea dividido o unido. Arrastrar en cada paso la cadena de la esclavitud o la libertad. Mirar a este mundo ensombrecido o lleno de la luz. Perderse en el camino o tener un camino con rumbo.

Miramos la vida decidiendo como mirarla. Sigue leyendo «10 meditaciones del viaje espiritual 1/10»

Hoy iré a Misa con la Virgen María

Existe una manera de tener una vida inmaculada como la Santísima Virgen y es aceptando el amor como único guía de la vida. Para algunos de nosotros, acostumbrados a caernos en el temor y los errores, nos parece difícil concebir una persona encarnada por el amor y que acepta al amor como su guía y Señor. Sin embargo, si meditamos en el sentido que decidir por el amor le da a nuestra  vida, nos daremos cuenta que además de mirarnos libres,  ‘pues la libertad es decidir por el amor; también reconoceremos que el camino de amar sobre todas las cosas es duro, áspero y también lleno de fortaleza. En la fortaleza del amor ni siquiera se toman las tentaciones como una alternativa. La mejor forma de describir las acciones de la inmaculada vida de la Santísima Virgen, es descuibrir a una mujer en el amor y para el amor.

Sigue leyendo «Hoy iré a Misa con la Virgen María»

Soy responsable

Señor, tú me das la responsabilidad. Soy responsable de decidir por un bien superior o por las bajezas mundanas. Soy responsable de salvar a mi prójimo o condenarlo. Soy responsable de ponerte mi Dios en primer lugar o de ser egoísta pensando sólo en mí. Soy responsable de mis acciones o de culpar al mundo de mis acciones.

Señor, eres el Amor encarnado, el verbo que habita entre nosotros, que nos busca con misericordia a pesar de nuestros errores, siempre buscando la oportunidad para compartir con nosotros tu gracia, Sigue leyendo «Soy responsable»