Se aproxima mi Renovación.

Dios Todopoderoso te me presentas de la forma más sencilla y humilde, para que entienda que las banalidades de la vida, son innecesarias pues el Valor Verdadero me otorga Categoría y Dignidad.

Me cuesta Entender que TU, Sublime y Excelso, aceptes una condición sencilla, al nacer con privaciones, aposento de animales. Soy como fariseo, pensando que para tu categoría, te mereces lo mejor.

Me ENSEÑAS que, desde las privaciones y la condición humilde, son parte de la Categoría de ser Hijo del Omnipotente Creador de todo. Tú respetas mi Albedrío, me tienes paciencia, me esperas hasta que dé el paso a tus Valores Eternos.

Gracias Padre Misericordioso y Bueno por tantos beneficios y yo me tardo en apreciarlos y en entenderlos. Quiero apoyarme en tu rostro de Amor Infinito. Ayúdame Padre a Aceptar que Todo es para mí: un crecimiento.

Guillermo Carvajal V.

Deja un comentario