Me siento vacío

Día de retiro #evento católico en el campo.

  • El sepulcro vacío de nuestra vida es el testimonio de que el Espíritu está presente y no muere.

Que tu oración se extienda en la red de caridad del Señor. COMPARTE

Imagina a Jesús frente a ti o a un lado tuyo, háblale de tus fallas y errores con los mas pequeños y pídele consejo para corregirte

Haz este ejercicio espiritual:

 

  • Sólo puedes dar lo que te pertenece, por eso, sólo puede dar el amor que te crea y da la vida. Cuando el amor parece que se oculta, el perdón es el instrumento para limpia el tizne que se ha acumulado, el cochambre que se ha adherido, la maleza que te ha rodeado y el resentimiento y rencor que has guardado en bolsas de basura, en el interior de tu corazón. El perdón es el regalo del “Padre Nuestro” para hacer resucitar y encarnar el amor en nuestras vidas.

¿Señor donde estás? parece que te han robado, que te has alejado de mi. Mis ojos buscan un signo, Algo que indique tu presencia. Veo este mundo como un sepulcro vació de tu presencia. Paso frente a las imágenes y ni siquiera me detengo a leer lo que ellas significan. Muchas veces paso ante un crucifijo o una imagen de niño Dios y me acuerdo de ti, pero no recuerdo todo lo que para ti significa haberte encarnado, dejar la gloria, ser peregrino en el vientre de la Virgen María, crecer y hablar a los sabios y entendidos, curar a los enfermos, expulsar los demonios, darle de comer al hambriento, rescatar a quien vive el temor. Todo lo hiciste por amor al Padre Nuestro, nos llamaste hermanos, te entregaste a los verdugos, perdonaste en la cruz y al tercer día resucitaste.

Nos prometiste que estarías con nosotros hasta el fin de los tiempos. Pero vienen a nuestra mente, como a Pedro y a Juan cuando encontraron el Sepulcro vacío ¿Señor donde estás? O como Moisés cuando tocó la piedra para sacar agua, que dudó de tu presencia y tu voluntad y la toco nuevamente para que brotara el agua.

Entristezco al seguir preguntando ¿Dónde estas? las respuestas de mi mente son complicadas, aunque leo y pienso. En mis sentimientos también me confundo, siento que estás pero no te distingo. Mi cuerpo algunas veces da testimonio de tu existencia cuando está enfermo, tiene hambre o frío. Me pides que te encuentre en mi prójimo doliente, con sed, desolado, hambriento, tentado, enviciado, enojado, preocupado y con frío, pero veo carencias. Algunas veces me detengo a ver tu creación y en ella descubrir tu obra, pero que fácil genero basura, desperdicio y contaminación, sin pensar que es tu creación de amor

Medita en los Dones que recibes

Gracias por mantener eternamente tu presencia en la divina hoguera de tu Espíritu Santo en nuestra existencia, por darnos el hogar del cielo con tantas puertas. Perdón por no ir al hogar donde nos esperas siempre, sé que te dejo solo, aunque estás en mí, pues te ignoro en mi conciencia mirando o mundano y olvidando que tú eres el hogar del mundo. Ayúdame a mirar tu hoguera de amor en todo el mundo, en toda tu creación, en mi reflejo del espejo, en mi prójimo, tu hoguera de amor siempre presente en el hogar de tu amor.

Eres Espíritu Santo creador en la creación, presente en mi prójimo, que me da vida, emoción y razón. que animas mi existencia. Soy creación de tu Espíritu Santo, espíritu con razón, emoción encarnado en un cuerpo, como mi prójimo con un propósito en tu creación.

Entonces mejor preguntar ¿Cual es tu propósito de animarme?

Texto del Evangelio
(Jn 20,2-8):

El primer día de la semana, María Magdalena fue corriendo a Simón Pedro y a donde estaba el otro discípulo a quien Jesús quería y les dice: «Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto». Salieron Pedro y el otro discípulo, y se encaminaron al sepulcro. Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió por delante más rápido que Pedro, y llegó primero al sepulcro. Se inclinó y vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llega también Simón Pedro siguiéndole, entra en el sepulcro y ve las vendas en el suelo, y el sudario que cubrió su cabeza, no junto a las vendas, sino plegado en un lugar aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado el primero al sepulcro; vio y creyó.

Platica con el Señor

Señor si eres Amor, amar es mi propósito y al amar siento tu presencia en mi. Al amar tiene sentido pensar , sentir, vivir, descubrirte en mi prójimo y en tu creación. Eres el verbo Amar “Y el verbo se hizo carne y habitó entre nosotros” Eres quien nos une y nos conduce hacia ti. Somos espíritu que piensa , se emociona y transforma con el cuerpo, con el prójimo, con la creación en el Amor. Por eso sólo negándonos a nosotros mismos, aceptando tu misión de amar, podemos seguirte. Por eso amar es afirmar al otro, por eso el sepulcro en la tierra esta vació y lleno, pues estás en el Amor.

¡Señor! ¡El sepulcro vacío es el perdón! pues así está lleno del Amor. Vaciar el sepulcro significa dejar que el espíritu esté totalmente presente.

Ahora sé que estás presente en nuestra conciencia cuando amamos, si no te descubrimos es porque hace falta perdonar para limpiar el sepulcro. Señor ayúdame a vaciar mi sepulcro y brillará plenamente tu Espíritu Santo de Amor Te lo pido por Jesucristo Nuestro Señor. Amen

  • El sepulcro vacío de nuestra vida es el testimonio de que el Espíritu está presente y no muere.

Gracias Señor y, sin embargo, cuanto creo que te debo, pero tú nos diste el don de la libertad y y nos miras libres y responsables, como Padre bueno que espera que se reúnan sus hijos en la mesa de cada día. Te quiero platicar sobre como he usado la capacidad de decidir ¿qué he hecho con mi libertad?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.