Lo único que nos pedirá son semillas de Amor sembradas en la tierra

Las semillas en la mano son para esparcirlas por la tierra, algunas germinarán, algunas darán fruto. Así se abre la tierra en los días antes del tiempo de muertos, esperando las semillas, así espera la tierra que nosotros que somos semilla plantada en esta, dejemos de ser semilla para convertirnos y transformarnos hasta alcanzar el fruto. Así como el árbol trabaja para la semilla, así debemos trabajar nosotros, no por nuestros frutos, sino por sembrar más semillas de humanidad y amor en la tierra. No es el dulzor lo que multiplica, pues el dulzor de la fruta es lo que sostiene a la semilla en su paso más difícil; el germinar. El bagazo la acompaña con los últimos nutrientes esperando que tome profundidad y resurja en la tierra. Por eso, el sembrar una semilla no es para esperar el fruto, sino la semilla.

Algunos germinarán: Frutos del retiro del 6 noviembre

El retiro nos llevo a un invernadero, donde el amor de la mujer arropaba a sus plantas buscando que se expandieran los almácigos (semillas germinadas). También de injerto también extendía las bondades de los árboles y los frondosos arropaban a los  jóvenes y las de sol cubrían de vida la tierra madre que los sostenía. El sol parecía fecundar con el agua, la semilla y el injerto buscaban su independencia absorbiendo nutrientes del cielo y la tierra. Tan natural se convertían. El creador las vestía y bendecía, la mujer arropaba el milagro.

El ser humano está llamado para convertir un puño de tierra en una bendición. Para injertar y sembrar el amor en este espacio del universo. ¿Acaso Dios pretende pedirnos que demos otra clase de semillas? Lo único que nos pedirá son semillas de amor sembradas en la tierra. Las semillas en la mano, son la bendición que tenemos para rodearnos de bendiciones. Es la bendición de Dios para que bendigamos la tierra en su nombre con el amor, con nuestra frondosa presencia, con nuestro tierno dulzor, con nuestra fe en la semilla que da semillas. Siembra un frijol y mírate en la creación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.