Levántate en Verdad

Siembra esta Flor de Amor

Hoy rezaré un Padre Nuestro, Ave María y Gloria por las Benditas Ánimas del Purgatorio

En el Evangelio del día está la respuesta y la tarea de cada día. Lee dos veces la primera para enterarnos, la segunda para conocer la respuesta y la tarea del día que nos propone el Espíritu Santo en la palabra de Jesús.

Entérate

San Juan nos comparte la buena noticia, escuchemos para enterarnos:

Jesús levantó los ojos al cielo, y oró diciendo:

«Padre santo, cuida en tu Nombre a aquellos que me diste, para que sean uno, como nosotros.

Mientras estaba con ellos, cuidaba en tu Nombre a los que me diste; yo los protegía y no se perdió ninguno de ellos, excepto el que debía perderse, para que se cumpliera la Escritura.

Pero ahora voy a ti, y digo esto estando en el mundo, para que mi gozo sea el de ellos y su gozo sea perfecto.

Yo les comuniqué tu palabra, y el mundo los odió porque ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.

No te pido que los saques del mundo, sino que los preserves del Maligno.

Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.

Conságralos en la verdad: tu palabra es verdad.

Así como tú me enviaste al mundo, yo también los envío al mundo.

Por ellos me consagro, para que también ellos sean consagrados en la verdad.»

San Juan (17,11b-19)

Levántate en Verdad

Ahora vuelve a leer para conocer la respuesta y la tarea del día que nos comparte nuestro Señor Jesucristo. Escuchemos al Espíritu Santo

Jesús levantó los ojos al cielo, y oró diciendo:

«Padre santo, cuida en tu Nombre a aquellos que me diste, para que sean uno, como nosotros.

¿Quiénes somos para Jesús?

Señor somos tu cuerpo místico, sacerdotes ministeriales y sacerdotes bautismales pues fuimos entregados por la unción sacerdotal y Bautismal.

Mientras estaba con ellos, cuidaba en tu Nombre a los que me diste; yo los protegía y no se perdió ninguno de ellos, excepto el que debía perderse, para que se cumpliera la Escritura.

¿Quiénes se perderán cuando equivocan o caen en el camino?

Solo aquellos que están destinados a no levantarse para cumplir las escrituras

Pero ahora voy a ti, y digo esto estando en el mundo, para que mi gozo sea el de ellos y su gozo sea perfecto.

Yo les comuniqué tu palabra, y el mundo los odió porque ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.

¿Porqué puedo levantarme y aspirar a alcanzar el perdón para alcanzar el cielo?

Porque Jesús se hizo hombre para que el ser humano encuentre el gozo perfecto de ser hijo del Padre Nuestro, para levantarse con la palabra de Jesús, pues somos espíritus que habitamos este mundo, pero no pertenecemos, ni gozamos con las cosas temporales de este mundo, ni el mundo puede impedir que nos levantemos.

No te pido que los saques del mundo, sino que los preserves del Maligno.

Conságralos en la verdad: tu palabra es verdad.

Así como tú me enviaste al mundo, yo también los envío al mundo.

¿Por qué nos levantamos en verdad?

Cuando reconocemos que somos consagrados en verdad, misioneros enviados por la verdad y la verdad siempre es. Nada derribará a la verdad, nada impedirá que nos levantemos en verdad. Pues lo que no es no puede impedir que surja la verdad que es. El maligno no puede derribar la verdad pues su reino es en temporal, en el pasado que no es, en el futuro que no es. Solo este día es verdad y en la verdad está el Señor que te dice Levántate en Verdad.

Escucha al Espíritu Santo

Esto es palabra de Dios.

Deja un comentario