Como realizar relajación o meditación católica

Haz tu viaje espiritual. Acuna tu espíritu en el Espíritu de Dios-

Te compartimos algunas de las relajaciones y meditaciones similares  a las que realizas cuando vienes de retiro en casa de Misión de Amor. Trataremos de replicar ese ambiente en el huerto, el río, al caminar en el sendero, simplemente contemplar el campo o disfrutar de tu estancia frente al Sagrario

Para prepararte a una relajación sigue las siguientes instrucciones:

  • Sitúate en una postura cómoda, en la que logres relajar por completo todos los músculos, normalmente sentado o acostado, espalda recta. Tus manos descansando sobre tus piernas, si estas acostado puedes cruzarlas a la altura de tu pecho, de tal manera que al relajarte estén en un lugar que no resbalen.
  • En cada ejercicio siempre serás dueño de ti, de tus pensamientos y emociones, solamente aceptarás pensamientos que te den bienestar y luz en tu conciencia.
  • Tu espíritu domina tus pensamientos, tus emociones y tu cuerpo
  • Para gobernar a tu mente le ordenaremos que repita una frase de amor y de paz, o una jaculatoria como “Jesús, en ti confío”. Cada vez que tu mente quiera distraerse en pensamientos vanos o contrarios a tu voluntad, le ordenarás que continúe diciendo la frase.
  • Para controlar sentimientos de temor, angustia o cualquier temor, le ordenarás a tu cuerpo que respire suave y profundamente, como el sonido del mar calmo llegando a la playa.
  • Para dominar mente y emociones
  • La frase que decidiste para ordena a tu mente, divídela en dos, una parte la repetirás el inhalar suavemente y la otra al exhalar serenamente. Por ejemplo al inhalar dirás “Señor Jesús” y al exhalar “En ti confío”. O el responso del salmo del día: al inhalar: “El Señor e mi pastor “ y al exhalar “nada me falta” Cualquier frase que te ayude a descubrir la paz y la serenidad que está dentro de ti, al inhalar “La paz está en mi” y al exhalar “el Amor me da paz”
  • Practica este pensamiento como una forma relajación. Hazlo al caminar de uno a cinco minutos usa la frase, la respiración y cada paso hazlo sin prisa, pisando con toda la plata de tu pie. Si estás en un parque, déjate deleitar por la brisa que te abraza, la música de los pájaros y las esculturas y las pinturas de la naturaleza. También ve a una galería de arte con temas lindos. O en tu casa con una música suave y bien orquestada, preferentemente sin voces para concentrarte solo en tu pensamiento y respiración. Hazlo en un espacio que sea protegido y estable como caminar en un pasillo del trabajo. Subir las escaleras o haciendo algo de ejercicio suave.
  • ACONSEJABLE dejar el celular o cualquier cosa o actividad que te desvíe la atención. Nunca lo hagas manejando o caminando en la calle.
  • RECUERDA son solo unos minutos, esos minutos valiosos que te ayudará a mirar el día en paz y cuando llegue el momento del parto lo mirarás en paz, siempre dueña de tu mente, tus emociones y tu cuerpo.
  • Escucha la siguiente lista de meditaciones

Cualquier duda o si quieres una colección de grabación especial, por favor háznoslo saber con este formulario

[Contact_Form_Builder id=”9″]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.