¿por qué dudaste?

  • Hoy quiero reconciliarme con mi pareja y nuestros hijos,  dejar de juzgarlos y condenarlos por sus ofensas y ayudarlos a levantarse de sus caídas,

Saluda al Señor

Ten por seguro que mientras más llamamos a Dios, mejor podemos sentir su Presencia. Día a día Él nos acerca más a su Sagrado Corazón de Dios que nos ama, con el amor del Padre Nuestro, del Hijo encarnado y resucitado por Amor, nos ama, consuela, provee y guía con su Espíritu Santo.

Descubre la Luz del Espíritu

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Es en nuestro espíritu donde el Espíritu Santo escribe la palabra del Señor, es desde la conciencia de que somos un espíritu. No te confunda el adversario empujándote a que vivas tu cuerpo, tus ideas o tus emociones. Alma mía: mente, emociones, imaginación y cuerpo son herramientas al servicio de tu espíritu que el Señor ha puesto para que bendigas al mundo.

Dialoga con el Señor

Señor, bendice a mi espos@ con tu perdón: por sus pecados, sus errores, en la separación, la violencia, los juicios y condenas. Mira con misericordia a quien amaste hasta dar la vida por su salvación. Perdón Señor por dudar de que tu estás presente en la tempestad y en el cielo estrellado, en el amanecer y en la obscura noche. Tu Espíritu siempre está dispuesto a guiarnos en nuestras diputas ¿por qué dude?

La noche de la fe

Si en alguna ocasión llegáramos a caer en el escollo de las tentaciones, acordémonos de que Jesús nos apremió a subir a la barca de la prueba, queriendo que le adelantáramos a la otra orilla. Pues es imposible que quienes no hubieran soportado las tentaciones de las olas y del viento contrario, lleguen a la orilla. Así pues, cuando nos viéramos cercados por un sinfín de dificultades y mediante un moderado esfuerzo hubiéramos logrado en cierto modo esquivarlas, pensemos que nuestra barca se encuentra en un mar abierto., sacudida por las olas, que quisieran vernos «naufragar en la fe»(cf 1Tm1,19) o en otra virtud. Pero cuando viéramos que es el espíritu del mal el que arremete contra nosotros, entonces hemos de concluir que el viento no es contrario.

Ahora bien, cuando soportando el viento contrario hubieran transcurrido las largas horas de la noche, esto es, de las tinieblas que acompañan a la tentación, procurando escapar al «naufragio de la fe»,… estaremos seguros hacia el fin de la noche, «cuando la noche está avanzada y el día se echa encima»(cf Rm13,12), el Hijo de Dios se acercará a nosotros, caminando sobre las olas, para calmar nuestro mar agitado.

Orígenes (c. 185-253), presbítero y teólogo

Evangelio según San Mateo 14,22-36.

En seguida, obligó a los discípulos que subieran a la barca y pasaran antes que él a la otra orilla, mientras él despedía a la multitud.

Después, subió a la montaña para orar a solas. Y al atardecer, todavía estaba allí, solo.

La barca ya estaba muy lejos de la costa, sacudida por las olas, porque tenían viento en contra.

A la madrugada, Jesús fue hacia ellos, caminando sobre el mar.

Los discípulos, al verlo caminar sobre el mar, se asustaron. “Es un fantasma”, dijeron, y llenos de temor se pusieron a gritar.

Pero Jesús les dijo: “Tranquilícense, soy yo; no teman”.

Entonces Pedro le respondió: “Señor, si eres tú, mándame ir a tu encuentro sobre el agua”.

“Ven”, le dijo Jesús. Y Pedro, bajando de la barca, comenzó a caminar sobre el agua en dirección a él.

Pero, al ver la violencia del viento, tuvo miedo, y como empezaba a hundirse, gritó: “Señor, sálvame”.

En seguida, Jesús le tendió la mano y lo sostuvo, mientras le decía: “Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?”.

En cuanto subieron a la barca, el viento se calmó.

Los que estaban en ella se postraron ante él, diciendo: “Verdaderamente, tú eres el Hijo de Dios”.

Al llegar a la otra orilla, fueron a Genesaret.

Cuando la gente del lugar lo reconoció, difundió la noticia por los alrededores, y le llevaban a todos los enfermos,

rogándole que los dejara tocar tan sólo los flecos de su manto, y todos los que lo tocaron quedaron curados.

Esta es palabra de Dios

Tus flores de amor, dan frutos espirituales

Hoy quiero perdonar a mi pareja y a nuestros hijos, ayudarlos a levantarse de sus caídas. Pedir perdón por mirarlos caer en ofensa y deuda y sólo juzgarlos y condenarlos, cuando en verdad, son el Amor de mi vida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.