Pescador de hombres

FUSION Marina 2 JMDL

«Si tu prójimo está ciego por la soberbia, en cuanto depende de ti, procura iluminar sus ojos con el ejemplo de tu humildad; si anda cojo por la hipocresía, enderézalo con la acción de la verdad; si está leproso por la lujuria, límpialo con la palabra y el ejemplo de la castidad; si está sordo por la avaricia, muéstrale el ejemplo de la pobreza de Cristo; si murió por sus glotonerías y sus ebriedades, resucítalo con el ejemplo y la virtud de la abstinencia; y evangeliza a los pobres, enseñándoles la vida de Cristo»

«Sólo los pobres, es decir los humildes, se dejan evangelizar… Hoy día los pobres, los sencillos, los iletrados, la gente de pueblo, las viejitas, tienen sed de la palabra de vida, del agua de la sabiduría de la salvación… Los verdaderos pobres no se escandalizan, porque sólo ellos son evangelizados, es decir, alimentados con la palabra del Evangelio, pues ellos son del pueblo del Señor y las ovejas de su rebaño» (Sermones II, 484).

San Antonio de Padua

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.