Perdonando a mis papás

Padre Bueno y Misericordioso, en este momento de oración queremos abrir nuestro corazón a tu misericordia. Concédenos la gracia de perdonar a quienes en nuestra propia familia nos han lastimado. Sólo Tú sabes lo que hay en el interior de cada uno de ellos, sólo Tú sabes la historia de amor y sufrimiento que cada uno de ellos tiene. Por eso, hoy no quiero reclamarles nada, ni tampoco quiero juzgarlos, sólo quiero conceder el perdón.

La Presencia de Dios

– POR LA SEÑAL DE LA SANTA CRUZ. PIDAMOS PERDÓN A DIOS:

– Tú conoces mi corazón. Señor, ten piedad.

– Tú sabes cómo es el fondo de mi alma. Cristo, ten piedad.

– Tú eres mi camino y mi descanso. Señor, ten piedad.

La Libertad

Dios de amor, hoy quiero que resucite el amor en mi familia.

Amor para valorar su trabajo y su esfuerzo…

Amor para aceptarlos como son…

Amor para reconocerles todo el bien que han hecho buscando mi bienestar, paz y libertad…

Amor para curarles las heridas y evitar lastimarlos…

Amor para no culparlos de mis debilidades y defectos…

Amor para entregarles todo el bien en palabras y obras…

Quiero que resucite el amor para compartirlo…

Para amarlos con caridad, con fe y con esperanza

Para tomarlos en cuenta y entregarles en tu nombre, mi fortaleza y bendiciones…

Para amarlos como la hija (o) y el hermano (a) que se merecen…

Quiero que resucite el amor para corresponder a su amor…

Hoy tengo que reconocer en mi corazón, con humildad, que necesito que el amor resucite y pedirles perdón, y decirles que los quiero mucho…

La Palabra (El evangelio del día)

Mateo 10

34 «No penséis que he venido a traer paz a la tierra. No he venido a traer paz, sino espada.

35 Sí, he venido a enfrentar al hombre con su padre, a la hija con su madre, a la nuera con su suegra;

36 y enemigos de cada cual serán los que conviven con él.

37 «El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí.

38 El que no toma su cruz y me sigue detrás no es digno de mí.

39 El que encuentre su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí, la encontrará.

40 «Quien a vosotros recibe, a mí me recibe, y quien me recibe a mí, recibe a Aquel que me ha enviado.

¿Qué me estás diciendo Señor?

La conciencia

Las experiencias más profundas de PAZ  vienen de la RECONCILIACIÓN. Cuando somos capaces de  pedir perdón y de perdonar, Dios nos regala una profunda paz en el corazón.

Perdonando a mis papás

[1]Padre Bueno y Misericordioso, en este momento de oración queremos abrir nuestro corazón a tu misericordia. Concédenos la gracia de perdonar a quienes en nuestra propia familia nos han lastimado. Sólo Tú sabes lo que hay en el interior de cada uno de ellos, sólo Tú sabes la historia de amor y sufrimiento que cada uno de ellos tiene. Por eso, hoy no quiero reclamarles nada, ni tampoco quiero juzgarlos, sólo quiero conceder el perdón.

DSCN0044

Dios de amor, hoy quiero perdonar a mi papá…

Por aquella palabra, aquel grito que me lastimó en mi infancia o adolescencia….

Por aquel regaño o maltrato que me dio sin haberme escuchado…

Por aquella agresión que me hirió física y emocionalmente…

Por el tiempo que no me dedicó… por las veces que no quiso jugar conmigo… por las veces que no se interesó por lo que sentía…

Por aquellas situaciones y acciones que me hicieron tener miedo…

Por aquellos momentos que me hicieron llorar…

Te perdono papá por aquel momento que tal vez tu no recuerdas, pero que dejó en mi un dolor que todavía hoy tengo…

Hoy te perdono papá de todo lo que de alguna manera me lastimó… Palabras… Acciones… Silencios… y actitudes…

Hoy me reconcilio contigo, te perdono de todo corazón…

Medita en otros pensamientos, obras o lo que haya dejado de hacer y perdónalo…

Dios de amor, hoy quiero perdonar a mi mamá…

Por aquella palabra de ternura y amor que no me diste cuando más lo necesité…

Por aquellos regaños, que buscando mi bien, fueron muy duros y me lastimaron…

Por aquellas ausencias que me hicieron sentir la soledad…

Por aquellos momentos en que no sentí tu comprensión y apoyo…

Te perdono por aquella situaciones en que tuviste preferencias por mis hermanos y que marcaron mi vida hasta el presente…

Hoy me reconcilio contigo, te perdono de todo corazón…

Medita en otros pensamientos, obras o lo que hayan dejado de hacer y perdónala…

Conversación

Imagina a Jesús, frente a ti o a tu lado y platícale sobe tus papás, luego escúchalo…

Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo, como era en un principio ahora y siempre por los siglos de los siglos Amen.

Conclusión

Siembra en tu vida una o varias flores de amor:

Hoy entregaré una sonrisa buscando encontrar tu sonrisa en mi prójimo

Hoy abrasaré entregándote mis brazos al abrazar al otro

Hoy perdonaré diciendo tu nombre al tirar ese resentimiento

Hoy animaré a que le lleven flores a la virgen



[1] Episcopado Mexicano

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.