Deja de cultivar el Temor

Deja de negar al Amor, de ignorar tu Amor, de hacer culto al temor. Ten paciencia y gobernaras la ira, puedes ser totalmente paciente si sabes que lo que buscas existe y el Amor existe, pues es el Señor Dios que viene a tu encuentro y está en tu prójimo como en ti mismo. Ante el temor afirma el Amor que te cría y te crea en unión con el universo. Es el verbo encarnado para habitar entre nosotros, es la luz que expulsa las sombras del mal de tu espíritu y el de tu prójimo. El culto al Temor es separar, juzgar y condenar. Salva en el amor, es posible y es necesario, pues eres expresión del Amor encarnado como semilla de su voluntad en esta tierra. Une en el Amor, deja de ignorar o justificar la separación, eres un Amor, son un Amor. Ten paciencia y descúbrelo en la paz del Señor.

En lugar de leer la imagen como un símbolo que los lleve a la conciencia del Señor, han hecho señor a una imagen creada por el hombre a imagen y semejanza de su vanidad y útil a su egoísmo y avaricia. Ante la cual ellos le ordenan a la imagen que cumpla sus ambiciones y así no tener que someterse a la voluntad del amor que los crea y los cría. Leen las imágenes con el culto del temor.

Deja de temerle al Amor, el culto del temor también está en las artes de la adivinación, con las cuales pretenden los ignorantes correr el velo del futuro para callar sus miedos creados por el egoísmo que rechaza cualquier sufrimiento y solo busca  escuchar de buena ventura. Olvidando que el Padre Nuestro guía sus pasos en el camino, la verdad y la vida, con su Espíritu Santo. Rechazan en el corazón el perdón que transforma en bendición la falla o el error en que se ha incurrido, el perdón del Señor que nos ordena que nos levantemos, tomemos nuestro desánimo y emprendamos nuevamente e camino en la verdad y la vida. Los adivinadores se convierten en amo y señor de estos miserables esclavos del temor que dejan de amar a Dios sobre todas las cosas. Pues permiten que sus palabras los guíen por suertes de mentiras como respuesta a sus temores. Sólo en el presente está la conciencia del amor, el futuro es un velo que se impregna de nuestros temores, como el pasado es un velo que está marcado por nuestros rencores y resentimientos.

Deja de temerle al Amor, los insensatos se reúnen, unen en matrimonio, hacen religiones, pueblos y naciones cultivando el temor que siempre cambia de rostro y se esconde en las sombras de la ignorancia. Sus cimientos son de arena que no sostienen ni protege; el propósito de protección se derrumba pues no resisten tiempos fuertes y vientos contrarios. En la cultura de temor las catástrofes y calamidades son su mejor argumento. Desfiguraran el rostro del Señor para convertirlo en un Amo que condena en cualquier error y es vengativo. Estimulan la imaginación sobre el horrible final de los tiempos de un dios vengativo. El temor de Dios lo convierten en amenaza divina. Se hacen santos por sus méritos y olvidan que todo don proviene del Señor, que el temor de Dios es el horizonte donde separamos lo que es agradable a la voluntad del Amor de nuestro Señor en nosotros. Dios es el que discierne sus caminos soló Él sabe dónde está. (JOB 28:23); el temor de Dios es la sabiduría, y apartarse del mal la inteligencia. (JOB 28:28), pues en Dios encontramos la paz, el amor, la libertad y el gozo del cielo que día a día buscamos en el camino, la verdad y la vida, impulsados en nuestro espíritu por el Espíritu Santo. Reunirse por razones del temor es negar que el Señor nos une en esta tierra con la presencia de su amor.

Hay  ignorantes hombres que guiados por las buenas obras visibles, que no reconocieron al artista, de admirables obras. Deleitados por fuego,  aire, sol, nubes, cielo, estrellas, el aire violento, contemplan la belleza  de la naturaleza y la belleza de las obras del hombre, pero su vanidad en la ciencia o el arte hacen a un lado al artista original. Por eso, han hecho de la obra de un leñador, un escultor, un artesano,  imágenes que representan animales o seres a quienes les llaman dioses, ignorando al creador de lo visible e invisible (Sabiduría 13).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.