Guía para el Santo Rosario Doloroso

Mensaje de La Virgen Maria el 12 de Junio de 1986

Queridos hijos: 
Hoy los invito a comenzar a rezar el Rosario con fe viva. De este modo podré ayudarlos. Así comprenderán porqué estoy desde hace tanto tiempo con ustedes. Deseo enseñarles a orar.

Preparación:

Al orar, deja de repetir muchas palabras sin conciencia, el rosario es una magnífica forma de abrir los ojos a la Fe. Tan sólo considera a quién le hablamos: Le hablamos al Padre Nuestro que por la gracia del Espíritu Santo y su encarnación en nuestro Señor Jesucristo que nos ha adoptado como hermanos en su cuerpo místico. Le hablamos a María, la mujer que Dios saluda , diciéndole “Dios te salve María”, te saluda, te habla, y tu hablas con el Señor. Así reza  el rosario abriendo los ojos para que veas la luz de la Fe que mueve montañas, la que Dios te ha concedido como regalo para tu nacimiento.

Cuando se reza el Rosario entre dos o más personas, hay un guía y los demás responden. Se alterna el modo de rezar los Padrenuestros y las Ave María: en el primer misterio el guía empieza y todos dicen la segunda parte; el siguiente se hace al revés, todos comienzan la oración y el guía responde, y así sucesivamente.

El “Gloria”, las jaculatorias, las últimas oraciones y las letanías, siempre las inicia el guía.

Tu Donativo Ayuda

Other Amount:
Tu correo como referencia:

Inicio

Por  la Señal de la Cruz: Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos, Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de contrición:

Pésame Dios mío, me arrepiento de todo corazón de haberte ofendido, pésame por el infierno que merecí y por el cielo que perdí; pero mucho más me pesa porque pecando ofendí a un Dios tan bueno y tan grande como Tú. Antes querría haber muerto que haberte ofendido; propongo firmemente no pecar más y evitar las ocasiones próximas de pecado. Amén.

Guía: Abre, Señor mis labios.

Todos: Y mi boca proclamará tu alabanza. Guía: Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Todos: Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Intención con la que se reza el Rosario

* Ejemplos: “rezaremos este rosario para dar gracias por _____”, “rezaremos este rosario por ________ (una necesidad)”, rezaremos este rosario por el alma de _________ (un ser querido), etc…)

Misterios Dolorosos.

Nos recuerdan los momentos más significativos de la Pasión y Muerte del Señor: desde la Oración de Jesús en el Huerto de los Olivos, hasta su Crucifixión y Muerte con la Virgen María al pié de la Cruz

* Se anuncian los misterios que tocan reflexionar y se dice el correspondiente: ejemplo: “Primer misterio Doloroso… La Oración y agonía de Jesús en el Huerto de Getsemaní….

Los misterios Dolorosos:

  1. · La Oración y agonía de Jesús en el Huerto de Getsemaní (Mc 14, 32-42)
    32 Llegaron a un lugar que se llama Getsemaní, y Jesús dijo a Sus discípulos: “Siéntense aquí hasta que Yo haya orado.” 33 Tomó con El a Pedro, a Jacobo (Santiago) y a Juan, y comenzó a afligirse y a angustiarse mucho. 34 “Mi alma está muy afligida, hasta el punto de la muerte,” les dijo; “quédense aquí y velen.”35 Adelantándose un poco, se postró[m] en tierra y oraba que si fuera posible, pasara de El aquella[n] hora. 36 Y decía: “¡Abba, Padre! Para Ti todas las cosas son posibles; aparta de Mí esta copa, pero no sea lo que Yo quiero, sino lo que Tú quieras.” 37 Entonces Jesús vino y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: “Simón, ¿duermes? ¿No pudiste velar ni por una hora? 38 Velen y oren para que no entren en tentación; el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil.”

    39 El se fue otra vez y oró, diciendo las mismas palabras[o]. 40 Y vino Jesús de nuevo y los halló durmiendo, porque sus ojos estaban muy cargados de sueño; y no sabían qué responder. 41 Vino por tercera vez, y les dijo: “¿Todavía están[p] durmiendo y descansando? Basta ya; ha llegado la hora; miren, el Hijo del Hombre es entregado en manos de los pecadores. 42 Levántense, vámonos; ya está cerca el que Me entrega.”

  2. · Los azotes que recibió Nuestro Señor Jesucristo, atado a una columna la noche de la Pasión (Mc 15, 1-5)
    Muy de mañana, los principales sacerdotes prepararon enseguida una reunión con los ancianos, los escribas y todo el Concilio (Sanedrín); y atando a Jesús, Lo llevaron y Lo entregaron a Pilato. 2 “¿Eres Tú el Rey de los Judíos?” le preguntó Pilato. “Tú lo dices,” respondió Jesús3 Y los principales sacerdotes Lo acusaban de muchas cosas[a]. 4 De nuevo Pilato Le preguntó: “¿No respondes nada? Mira de cuántas cosas Te acusan.” 5 Pero Jesús no respondió nada más; de modo que Pilato estaba asombrado.
  3. · La coronación de espinas de Nuestro Señor Jesucristo (Mc 15, 16-20)
    16 Entonces los soldados llevaron a Jesús dentro del palacio[c], es decir, al Pretorio, y convocaron a toda la tropa[d] Romana. 17 Lo vistieron de púrpura, y después de tejer una corona de espinas, se la pusieron; 18 y comenzaron a gritar: “¡Salve, Rey de los Judíos!” 19 Le golpeaban la cabeza con una caña[e] y Le escupían, y poniéndose de rodillas, Le hacían reverencias. 20 Después de haberse burlado de Jesús, Le quitaron el manto de púrpura, Le pusieron Sus ropas y Lo sacaron para que fuera crucificado.
  4. · El camino de Jesucristo hacia el Calvario, cargando la Cruz (Mc 15, 21-28)
    21 Y obligaron a uno que pasaba y que venía del campo, Simón de Cirene, padre de Alejandro y Rufo, a que llevara la cruz de Jesús.
    22 Lo llevaron al lugar llamado Gólgota, que traducido significa Lugar de la Calavera. 23 Trataron de dar a Jesús vino mezclado con mirra, pero El no lo tomó. 24 Cuando Lo crucificaron, se repartieron Sus vestidos, echando suertes[f] sobre ellos para decidir lo que cada uno tomaría. 25 Era la hora tercera (9 a.m.) cuando[g] Lo crucificaron. 26 La inscripción de la acusación contra El decía[h]: “EL REY DE LOS JUDIOS.” 27 Crucificaron con El a dos ladrones; uno a Su derecha y otro a Su izquierda. 28 [i]Y se cumplió la Escritura que dice: “Y con los transgresores fue contado.”


  5. · La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo (Mc 15, 29-39)
    29 Los que pasaban Lo injuriaban, meneando la cabeza y diciendo: “¡Bah! Tú que destruyes el templo y en tres días lo reedificas, 30 ¡sálvate a Ti mismo descendiendo de la cruz!” 31 De igual manera, también los principales sacerdotes junto con los escribas, burlándose de El entre ellos, decían: “A otros salvó, El mismo no se puede salvar[j]. 32 Que este[k] Cristo, el Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, para que veamos y creamos.” Y los que estaban crucificados con El también Lo insultaban.33 Cuando llegó la hora sexta (mediodía), hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la hora novena (3 p.m.). 34 Y a la hora novena (3 p.m.) Jesús exclamó con fuerte voz: “Eloi, Eloi, ¿lema sabactani?” que traducido significa, “Dios mio, Dios mio, ¿por que Me has abandonado?” 35 Algunos de los que estaban allí, al oírlo, decían: “Miren, está llamando a Elías.” 36 Entonces uno corrió y empapó una esponja en vinagre, y poniéndola en una caña[l], dio a Jesús a beber, diciendo: “Dejen, veamos si Elías Lo viene a bajar.” 37 Pero Jesús, dando un fuerte grito, expiró. 38 Y el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo.

    39 Viendo el centurión que estaba frente a El, la manera en que[m] expiró, dijo: “En verdad este hombre era Hijo de Dios[n].”

* Se reza un Padre Nuestro y diez Ave María, concluyendo con el “Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo….. la jaculatoria general y la jaculatoria especial para el caso de del rosario de difuntos”

Jaculatoria general

“María, Madre de gracia y misericordia….. R. En la vida y en la muerte, ampáranos gran Señora”.

Jaculatoria especial del rosario por los difuntos:

Guía: Dales, Señor, el descanso eterno.
Todos: Luzca para ellos la eterna luz.
Guía: Descansen en paz.
Todos: Así sea.

Al concluir los cinco misterios

* Se rezan tres Ave María especiales, pidiéndole a la Virgen, Hija, Madre y Esposa, nos ayude a perseverar en las virtudes de la fe, esperanza y caridad, como sigue:

Guía: Dios te salve María Santísima, Hija de Dios Padre, virgen purísima, en tus manos encomendamos nuestra fe para que la ilumines, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres y bendíto es el fruto de tu vientre Jesús….

Todos: Santa María, Madre de Dios…

Guía: Dios te salve María Santísima, Madre de Dios Hijos, virgen purísima, en tus manos Encomendamos nuestra esperanza para que la alientes, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres y bendíto es el fruto de tu vientre Jesús….

Todos: Santa María, Madre de Dios…

Guía: Dios te salve María Santísima, Esposa de Dios Espíritu Santo, virgen purísima, en tus Manos encomendamos nuestra caridad para que la inflames, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres y bendíto es el fruto de tu vientre Jesús….

Guía: Dios te salve María Santísima templo y sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa del pecado Original. Amén. Dios te Salve…

Todos: Reina y Madre, de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve a ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas, ¡Ea! Pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre, ¡Oh Clemente! ¡Oh Piadosa! ¡Oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestros Señor Jesucristo. Amen.

Letanías

* Que significan súplica o ruego, ruegos públicos. Se inician con un acto de reconocimiento a Dios, por quien vivimos, nos movemos y existimos (Hch 17, 28). Confesando nuestra dependencia absoluta a Dios. Las siguientes proclaman la presencia de Dios (Jn 4,16). Y, finalmente las letanías a la Virgen, con las que se exaltan todas sus virtudes, sus atribuciones y los nombres que se le dan en distintos lugares. Se termina haciendo una oración a Dios Padre, por su Hijo Jesucristo.

Guía: Señor, ten piedad de nosotros
Todos: Señor, ten piedad de nosotros
Guía: Cristo, ten piedad de nosotros
Todos: Cristo, ten piedad de nosotros
Guía: Señor , ten piedad de nosotros
Todos: Señor , ten piedad de nosotros
Guía: Cristo, óyenos
Todos: Cristo, óyenos
Guía: Cristo, escúchanos
Todos: Cristo, escúchanos
Guía: Padre celestial, que eres Dios
Todos: Ten piedad de nosotros
Guía: Hijo, Redentor del mundo, que eres Dios
Todos: Ten piedad de nosotros
Guía: Espiritu Santo, que eres Dios
Todos: Ten piedad de nosotros
Guía: Santísima Trinidad, que eres un solo Dios
Todos: Ten piedad de nosotros

* A cada una de las siguientes letanías responderemos:
Ruega por nosotros

Guía:
Santa María...
Santa Madre de Dios
Santa Virgen de las Vírgenes
Madre de Jesucristo
Madre de la divina gracia
Madre purísima
Madre castísima
Madre intancta
Madre sin mancha
Madre amable
Madre del buen consejo
Madre del Creador
Madre del Salvador
Madre de la Iglesia
Virgen prudentísima
Virgen venerable
Virgen digna de alabanza
Virgen poderosa
Virgen misericordiosa
Virgen fiel
Espejo de justicia
Trono de Sabiduría
Causa de nuestra alegría
Vaso espiritual
Vaso honorable
Vaso insigne de devoción
Rosa Mística
Torre de David
Torre de Marfil
Casa de Oro
Arca de la alianza
Puerta del cielo
Estrella de la mañana
Salud de los enfermos
Refugio de los pecadores
Consuelo de los afligidos
Auxilio de los cristianos
Reina de los Ángeles
Reina de los Patriarcas
Reina de los Profetas
Reina de los Mártires
Reina de los Confesores
Reina de las Vírgenes
Reina de todos los santos
Reina concebida sin pecado original
Reina llevada al cielo
Reina del Santísimo Rosario
Reina de la paz.
Todos:
Ruega por nosotros

Guía: Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
Todos: Óyenos Señor.
Guía: Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
Todos: Perdónanos Señor.
Guía: Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.
Todos: Ten piedad y misericordia de nosotros.
Guía: Bajo tu amparo nos acogemos,...
Todos: Santa Madre de Dios. No desprecies las súplicas que te dirigimos ante nuestras necesidades: antes bien, líbranos de todos los peligros, ¡Virgen gloriosa y bendita!. Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.
Guía: Oh Dios, cuyo Unigénito Hijo, con su vida, muerte y resurrección, nos alcanzó el premio de la vida eterna: concédenos a quienes recordamos estos misterios del Santo Rosario, imitar lo que contienen y alcanzar lo que prometen. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor.
Todos: Amén.
Guía: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.