Señor ¡Te encontré!

Señor, te busqué en  mi camino
y esperándome estás;
busqué en tu casa, pero en la mía vives;
busqué fuera pero dentro estás.

Te miré sin verte en el enfermo que por doquier está;
te busqué y te busqué y tan cerca siempre,
tan cerca que  no te miré;
porque esperaba encontrarte fuera,
con mis ojos mirarte.

Encontré, encontré y no busqué;
encontré al niño que llora, a la madre afligida;
al hermano  en silencio, al  padre  angustiado;
al viento pasar a la lluvia caer;

Te encontré y encontré sin buscarte y no te miré;
te busqué te busqué y no  te miré
y pensé con mi alma entristecida
que  hoy no te miraría,

Y tu Señor siempre presente,
mostrándote en la cotidianidad,
humilde  en silencio sutil.

Y te buscaba espectacular,
y salió el arcoíris y te miré sin verte;
y el enfermo sanó y te miré sin verte
y el niño se alegró  y la madre fue consolada
y yo , te miré sin verte.

El hermano habló palabras verdaderas
y el padre consiguió la calma;
yo, te miré sin verte ,

El viento volvió, la lluvia cayó y  yo;
y yo  te encontré,
te encontré en la vida;
en el dulce reencuentro te encontré.

Te encontré  tan cerca en el viento que entra en mí
aquel que me da soplo de vida   te encontré ;
y un mensaje llegó
y busqué en  mis ojos
pero los que miran hacia adentro
los que encuentran solo lo sutil .

Ahí donde tú estás presente
en  presencia  pura y perfecta
anidado en mi alma
en espera de que te busque
para encontrarte,
para mirarte siempre,
todo el tiempo  y cada vez en mi vida,
en la vida presente, eterna y entera.

Y te agradecí  por estar conmigo,
por mostrarme el camino .
Me alegré por dentro,
desde ti, desde mi humildad en ti

Y te pedí  me permitas estar siempre
porque  necesito estar siempre en ti.
Gracias Señor, te busqué y  te busqué
y al fin puedo decir te encontré.

Maria Eugenia Barajas NUñez

29-07-2014

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.