Quieres ¿Paz o Conflicto?

Señor, ¿como cambiar el conflicto en Tu paz? tantas veces encuentro problemas y me contrarío con tantas personas que he olvidado tu paz, mi corazón se angustia, me vuelvo intolerante, me crispa el sólo saber de esas personas, me duele lo que me hacen, cuanto cada insulto y lo guardo como resentimiento. Olvido la paz en mi corazón y respondo al conflicto con ironías, juicios, descalificaciones, desprecio  y todo tipo de agresiones verbales y aún físicas. Encuentro el conflicto en lugar de la paz.

En el evangelio de Lucas (19:41-44) leo cuando te acercabas a Jerusalén. -Jesús, al acercarse y divisar la ciudad, dijo llorando por ella: “Si también tú reconocieras hoy lo que conduce a la paz. Pero eso ahora está oculto a tus ojos. Te llegará un día en que tus enemigos te rodearán de trincheras, te sitiarán y te cercarán por todas partes. Te derribarán por tierra a ti y a tus hijos dentro de ti, y no te dejarán piedra sobre piedra; porque no reconociste la ocasión de la visita divina”

Cuantos consejos de verdad hay en tus palabras y quiero que tu palabra me transforme. Quiero reconocer hoy lo que conduce a la paz, lo que está oculto a mis ojos. Pues me siento rodeado de enemigos que me cercan por todas partes. Siento que me derriban hasta poner la cara en el suelo y todo lo que he construido parece desmoronarse, porque no reconozco que tu vives en mí como en mi prójimo. Que tu visita no es temporal ni lejos de mi conciencia, sino que has puesto en mi corazón el reino de los cielos.

Cuántas razones para encontrar tu paz. Hoy quiero ver paz en lugar de conflicto, y Tú, mi Señor,  eres la paz en mi corazón, eres la presencia divina que me transforma. Hoy más que nada quiero sentir tu presencia en mi conciencia y desde tú reinado poder ver los problemas y a mi prójimo desde la paz. Seguro que pensamos diferente, seguro que en paz podemos resolver y conversar sobre nuestras diferencias y salvar la diferencia que os separa. Seguro es caminar en tu paz aún en la peor guerra.

Hoy quiero descubrir la paz en mi corazón para que me transformes en mis debilidades, en mi egoísmo que es causa de todos mis pecados. Quiero vivir en tu paz para servir a tu reino que tiene un rumbo seguro y pleno de amor y reconciliación. Quiero entregarme a ti para que tu me formes, consagrarme a ti para que tu me animes y me devuelvas la vida de verdad que he deformado con mi soberbia espiritual al no acudir a ti cada día, cada mañana cuando despierto, cada paso con que camino, cada persona ante quien me presento, cada noche cuando hago un examen de conciencia y de mis obras de amor.

En estos momentos que mi mente y mis sentimientos tiene conflicto quiero mirar la paz, quiero contemplarme en tu rostro rey de la paz, rey de reyes, amor de los amores, creador de lo visible e invisible, salvación de los pecadores, consuelo de los afligidos. Quiero consagrar este día y dese hoy y para siempre, quiero reconocer tu divina presencia que me visita desde el día de mi concepción hasta el último suspiro en esta tierra, pues me llamas a descansar en ti, a descansar en tu paz eternamente y que brille para nosotros la luz perpetua. Te pido tu misericordia por las ánimas del purgatorio. Lava con tu sangre preciosa y presente en cada una de las misas que hoy se celebran, en nombre de Jesucristo.

Amen

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.