Pide el perdon de Dios hacia nosotros

Señor tu eres el amor que le da rumbo y sentido al universo, a mi prójimo y al alma mía. Perdóname por no ponerte en primer lugar para guiar mi pensamiento, mi emoción y mi vida.

Señor, quiero pedirte perdón a ti y a mi prójimo por no mirar tu amor en mi prójimo. por aquella bendición que no le entregue y el perdón que oculté.

Perdóname por mi debilidad al olvidar tu presencia entre nosotros, aún en el conflicto, y preferir mi entendimiento a tu bendición

Perdóname por olvidarme de tu infinita misericordia y dejar de ser compasivo con mi prójimo y conmigo mismo.

Perdóname por guardar las ofensas o las deudas de mi prójimo en mi conciencia.

Señor perdóname por aceptar la tentación de juzgar o desear condenar el alma de mi prójimo.

Enséñame a bendecir al pedir perdón y bendecir el alma de mi prójimo especialmente cuando ofende.

Perdón alma de mi prójimo

Perdón alma de mi prójimo por no entregarte el perdón que el Señor nos entrega siempre.

Alma triste de mi prójimo que me entregas tus ofensas, quiero entregarte a cambio el perdón que el Señor nos da. Y mi oración para descubrir tu salvación

Alma de mi prójimo quisiera que descubriéramos el amor que nuestro Señor ha puesto en nosotros en el fondo del corazón.

Alma oscurecida de mi prójimo que enfrentas la maldad en tu conciencia, quiero mirarte como hijo amado por el Señor, creación de su amor, que también por ti se encarnó de María la Virgen, vivió entre nosotros, padeció, murió, resucitó. Es Cristo que se presenta ante nosotros en los sacramentos.

Alma doliente de mi prójimo que ocultas tu mirada del Señor, recibe la misericordia de nuestro Señor en tu vida por tus bajezas y caídas.

Alma cubierta de egoísmo deja que el Señor te limpie para que descubras el brillo de amor y el gozo del cielo.

Bendición del alma que ofende:

Que el Señor bendiga tus palabras y obras que hoy haces o dejes de hacer, que te devuelva la paz a tu corazón para que mires el amor que te crea y te transforma. Es el Amor que está en el templo de tu corazón para salvarte del temor, el odio y el rencor, de toda preocupación y de toda inmundicia, que pudiera cubrir el brillo de tu presencia.

Que el Señor toque tu padecimiento y descubras la salud de su amor, pues su misericordia es mayor que cualquiera de tus errores..

Que el Señor perdone tus ofensas o deudas y mande que te levantes, tomes tu camilla y vuelvas a la casa de tu padre.

Que la luz del Espíritu Santo ilumine las sombras de tu conciencia para que descubras la presencia del Señor en cada instante de tu vida, pues siempre ha estado contigo en lo prospero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad. Aún en las perversiones el Señor está atento a tu petición de amor y espera que lo tomes de su mano para levantarte, una vez más que el número de tus caídas, Siempre estará contigo, esperando que estés con Él

Que la verdad sane tu desconfianza, pues la verdad es el Señor y viene a tu encuentro.

Que tu camino angosto y doloroso sea la cruz de tu salvación, que te niegues a ti mismo cuando aceptes la voluntad del Señor y encarnes el amor en tu vida. Que recibas la cruz y la redención de Cristo que encarna el pan del amor del cielo para fortalecer nuestras debilidades..

Que el Señor te rescate del infierno de tus dependencias y vicios y que escuches el ruego de nuestra Santísima Madre que hace por nosotros los pecadores.

Te lo pido Señor, para el alma que ofende, en el nombre de Jesucristo tu hijo nuestro Señor, que vive y reina contigo en del unidad del Espíritu Santo en un sólo Dios.

Amén

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.