El Siguiente Paso

Queridos Hermanos:

No hay mucho que hablar sobre el perdón y perdonarlos. Hay que vivirlo, el perdón es un Don de sanación que nos regala Dios donde podemos transformar la historia de nuestra vida en una bendición, sin importar el montón de archivos y juicios muertos que tengamos. ¿Hasta cuantas veces sacarías la basura de tu casa? Haz lo mismo con tu corazón. Para que guardar bolsas de resentimientos y rencores, si eso entorpece nuestra libertad. Claro que la Libertad es otro don que recibimos y eso nos hace responsables de nuestros actos. Y en esa libertad podamos corregir nuestros errores, reenfocar el pasado desde el presente, proyectar la vida desde el perdón.

Ojalá encontremos el Perdón de Dios, para liberarnos y vivir el amor, que es nuestro origen. El nos lo da sin esperar que nos humillemos hasta perder la dignidad, el nos lo entrega en la mujer adultera, en la del pozo, en la misma cruz: “Padre perdónalos porque no saben lo que hacen”.

Mi propósito en la vida es transformarla con el perdón, lavando ese cochambre, no dejando los platos sucios para el día siguiente. Cortando la maleza para respirar el amor. Limpiando las “tiznaderas” que opacan la luz del cielo. ¿Para qué intentar juzgarlos? si no conozco lo que anidan en su corazón, sería siempre un juicio injusto. Y mi sentencia y mi condena, mi propia condenación. Pues me haría esclavo de mi injusticia, al ser carcelero de la condenación de otro.

El domingo cambiamos la sede de Mision de Amor, primero Dios, para buscar ese sueño de paz, a intentar el siguiete paso en Coatlán del Río, Morelos. Me voy buscando transformar mi vida en una bendición, a ser, como los son ustedes, una Flor de Amor de Dios sembrada en esta humanidad, para dar fruto.

En mi sueño descubro que lo dulce se fermenta y luego resurge en bebida. Y si acaso falló será vinagre que conserva nuevas propuestas. No encuentro otra cosa más importante que hacer que intentar dar Frutos sembrando Flores de Amor. Que descubrir el perdón para transformar en bendición

Doy el siguente paso, falta dinero. Dios dirá. Tal vez ustedes me quieran apoyar. Estoy orgulloso de cada uno de los colaboradores y lectores, de Mision de Amor. las Flores de Amor que Dios sembró precisamente en mi vida.

Los quiero y los bendigo

Su hermano: Juan Manuel

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.