Medita: ¿entregas temor o amor?

10 meditaciones del viaje espiritual Conclusión

Conclusión:

Día a día hemos visto tantos temores que destierran al Amor, en las personas, las parejas, las familias, las comunidades y los países, justifican sus acciones por miedo o temor en cualquiera de sus expresiones. parece que hemos olvidado que somos expresión del Amor de Dios y que ese amor es para transformar y abrazar este mundo con su misericordia a través de nosotros.  Por eso el Padre Juan Marcos Cadena, nuestro director espiritual, nos preguntó: “en la misión de amor ¿que sigue? ¿a donde llegarán las personas cuando encuentren nuevamente a su espíritu? ¿Que harán cuando su vida viaje espiritualmente en el mundo?”. Y desde Cristo reconocemos la respuesta del Espíritu Santo  ante la desolación, sombras y temores del mundo es clara, vayan por todo el mundo y den la buena noticia de que el amor se encarnó para que encarnemos el amor de Dios. La respuesta es decidirnos a ser “red de Amor” fundada por Cristo, para que todos seamos uno. Tenemos todo lo necesario para encarnar una red de amor y abrazar y transformar a este mundo,.

(Juan 17, 20:21) “Mas no ruego sólo por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno. Como tú, oh Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste.…”

Te invitamos a que decidas encarnar la “red de Amor”. Ponte en contacto con al menos 6 personas; cinco con quienes mantener una comunicación fraterna y la sexta alma eres tu mismo (al menos una vez a la semana saludarlos y compartir tus hallazgos en el Amor). Una red que perdona, que tiene compasión, que saluda, que entrega una flor de amor a quien esta junto.

Echemos la “red de Amor” que decide levantar al caído, consolar al triste, visitar al solitario, darle de comer al hambriento y beber al sediento. Manos que arropan al necesitado y testimonios que guían al confundido. Que dan luz a este ensombrecido mundo.

Una mano lava a la otra y las dos a la cara. Recojo “la red de amor” cuando Regalo una sonrisa, un saludo, un presente que esté en mis manos; comparta el pan y los dones. Decido entregar el valor que nos hace ser humanos, doy el Amor.

Teje la red que extienda el Amor para habitar el paraíso en la tierra. Red donde reine y haga la voluntad el Amor, decide negar egoísmo, aceptar cualquier sufrimiento o dolor para transformar el mundo al caminar en el Amor de Cristo.

Sin importar religión o creencia, el lugar o el momento por el que estés pasando, nadie es tan pobre que no pueda dar Amor y ni tan rico que no lo necesite. Aun el enfermo, el desposeído, el doliente, el poderosos, el pillo y el villano, todos tenemos Amor para tejer la red que abrace el mundo.

Nos une el amor y tú lo sabes. Goza la pesca de la “red de Amor”. Deje que el amor traspase tu conciencia, tu vida, razones y emociones; que se exprese en tu cuerpo y en quien cruza tu camino. Deja que el amor transforme el temor de este planeta. Seamos humanos y sembremos flores de amor.

Acepta  tu misión en la tierra, tu misión de amor. Amor que nace del amor, que se extiende para unir la separación con la reconciliación, que se libera al perdonar y transformar la ofensa, que se levanta de su parálisis y comienza a vivir la vida que viene del Amor. Amar al Padre Nuestro, origen, comino y destino de la vida. Amar al prójimo, amor del Amor de Dios, así como tu eres su amado hijo y espera que te ames.

Lleva mar adentro  la red de amor. Usa tus dones y has realidad el amor que vive en ti y te alienta. Hay tantas contactos donde puedes extender el Amor, tantas herramientas que puedes aprovechar, tantos seres humanos que están esperando que los salve la red de amor. El mejor mensaje de amor eres tu mismo, eres mensajero del amor, eres amor encarnado. Une la “red de Amor”.

Eres una semilla de amor sembrada en esta tierra por Dios, para dar flores, frutos y semillas de Amor que se multipliquen en la tierra. Dios te bendice.

Cuando se mira desde el espíritu, en el conflicto descubres el secreto para alcanzar tu máximo potencial. Recupera el contacto con tu ánimo (alma-espíritu) y rompe barreras, suelta miedos, rencores y resentimientos; muévete hacia delante, experimenta un antes y después. Reconócete como parte de la Red de Amor que Cristo fundó y transforma la vida. con el alma en paz, amor y libertad

Deja un comentario