Lo inútil

 Si nos fuéramos a un viaje de cuarenta días con CRISTO, descubriríamos que necesitamos pocas cosas. Solo estorbarían los pensamientos de preocupación y resentimientos. Nunca nos llevaríamos la basura, ni nuestros errores. En un viaje de 40 días: con tener qué comer y con qué vestirnos, podríamos disfrutar día a día la maravilla de caminar con Dios en los caminos del amor

Está vida es algunas veces como viajar al desierto haz un recuento de lo que no sirve para ir a la casa del Padre, para disfrutar caminar con el hijo y llenarnos del Espíritu Santo.

Al separarte de todo lo inútil encontraras el soplo de amor que Dios a puesto en ti, en tu espíritu que da fortaleza y sentido, limpiar todo para descubrir el amor del alma, la vida que viene del amor.

Deja un comentario