Vigilia de pentecostés

Meditación inicial

Me siento mal, necesito encontrar la paz que el Señor me ha entregado, mi mente y mis sensaciones ocultan esta paz con preocupaciones y enojos. Necesito alzarme sobre el ruido que me separa, que interrumpe y me aísla. Necesito escuchar nuevamente a Dios. Ven Espíritu Santo.

Señor mi mente hace un recuento de enojos y preocupaciones que tengo y no sé cómo aplicarles la paz. Siento que cada vez que me contrarío con alguien una mancha de enojo oculta con ruido. Ven Espíritu Santo

Me cuesta trabajo hacer las cosas con mi prójimo, inmediatamente pienso en que sus palabras me agredirán y pienso en la defensa, Ven Espiritu Santo

Monición

El Espíritu Santo es el manantial creador de bendiciones. Es el amor del Padre en el Hijo y del Hijo en el Padre. Es el Perdón, la misericordia,  la paz, la libertad, el consuelo y la presencia de amor de Dios en las creaturas. Es en el Espíritu Santo donde podemos crear a imagen y semejanza pues es la verdad esencial, del camino y la vida. Es abriendo la conciencia de nuestro espíritu  al Espíritu Santo donde somos a imagen y semejanza. Pues en somos del mundo espiritual y el lenguaje y la presencia es del Espíritu en la tierra y no la tierra en el Espíritu.

Somos del amor del Hijo en el Padre y del Padre en el hijo: origen, camino y destino de nuestra existencia. Ahora dispongámonos a reconocer las faltas que el egoísmo que nos cubre ha ocultado el Espíritu Santo en la bondad de nuestros pensamiento, palabra, obra y omisión.

Inició

La alegría, la gracia y la paz de Dios que nos llega a través del Espíritu estén con todos nosotros. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, antes de comenzar esta vigilia del Espíritu Santo reconozcamos nuestros pecados

Yo confieso ante Dios todo poderoso y ante ustedes hermanos que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi grande culpa, por eso ruego a Santa María Virgen, a los Ángeles, a los Santos y a ustedes hermanos que intercedan ante Dios nuestro Señor Amen

Oración del reconciliación al Espíritu Santo

¡Dios mío! Dios de amor y de verdad. Espíritu Santo unión en el Padre y el Hijo. A ti que santificas nuestras almas, con humildad te confieso que detesto la amargura en mi corazón por todos mis pecados, ofendiéndote a Ti que eres amor sobre todas las cosas y bondad infinita

¡Quisiera jamás haberte ofendido! Perdóname, Señor, Dios de gracia y de misericordia, perdona mis continuas infidelidades; mi falta de valor para no hacer obras buenas para salvar a mí prójimo, que me has pedido con tanta misericordia y gracia. Insistiese en solicitármelas, me reprendes, adviertes del mal y me inspiras amorosamente, pues aunque me comporto con maldad, sabes que soy bueno. Bondad y amor esperas de mí pues Tú eres mi creador.

Me pesa caminar con la ingrata correspondencia que le entrego a tu Amor. He cerrado los ojos para esconderme en mi ceguera. He cerrado mis oídos a tus dulces y divinos llamamientos. He esclavizado mi espíritu con mi egoísmo para condenar al mundo. Me pesa mi egoísmo y sé que merezco la pena de desolación y obscuridad que yo me impongo por negarte.

Pero quien podrá salvarse de tal egoísmo sino es con la fuerza de tu Espíritu Santo, por eso acudo a tu infinita misericordia arrepentido del duelo que he causado al mundo y la oscuridad que he permitido con mis pensamientos palabras, obras y omisiones. Te pido me aceptes para darme tu auxilio. En tú auxilio confío pues Tú estás sobre todas las cosas y me bendices a pesar de mis maldiciones y de mi rebeldía.

Espíritu Santo ven a mi debilidad, acude a mi caída, al infierno que he creado, auxíliame en mi maldición. Me propongo ser dócil a tu presencia en mi espíritu y encontrar la bendición de mi vida en Ti. Se mi sabiduría para conocer, la inteligencia para comprender. Mi consejo para decidir. Mi fortaleza para perseverar. Mi ciencia para descubrir. Mi piedad en mi compasión. Mi temor de Dios para no pecar.

Espíritu Santo fuente de luz, ilumina mi oscuridad. Purifica mi corazón, ayúdame a ordenar desde el amor mis pensamientos, deseos y afectos. Permite que nuevamente bendiga en nombre de Jesucristo y entregue los frutos bienaventurados de los dones que me has entregado para la salvación de las almas. Fórmame para que día a día me niegue y brille tu luz, no mi egoísmo. Para que abrace la cruz que salva y no mi condena. Y siga el camino de tu hijo, con nuestra Santísima Madre, la Virgen María, hasta la resurrección y la vida eterna. Amando como Tú amas al Padre y al Hijo y son uno sólo. Te lo pido por Jesucristo Nuestro Señor. Amén

Amén.

Oración

– Dios Padre, que nos has salvado por la muerte y resurrección de tu Hijo, renueva entre nosotros el envío del Espíritu, para que trabajemos con empeño en la construcción del Reino, y de este modo tu amor sea conocido y alabado por todos los pueblos.

Espíritu Santo eres el Don de la sabiduría

Espíritu Santo uno con el Padre Nuestro y Jesucristo, llena los corazones de tus fieles y haznos comprender la maravilla insondable de Dios, impúlsanos a buscarte sobre todas las cosas, descubrirte en medio de nuestra labor, nuestras obligaciones, las lecciones de la vida, las bendiciones del perdón y el rostro de Jesucristo en el doliente.

Canto o frases a meditar:

“Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
En el nombre del Señor.

Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
En el nombre del Señor.

Acompáñame enseñame,
toda la vida.
Acompáñame enseñame,
Espíritu Santo, ven ven.

Espíritu Santo eres es el Don de inteligencia

Espíritu Santo uno con el Padre Nuestro y Jesucristo, descubre con mayor claridad las riquezas de la fe para que caminemos con paso de verdad en la vida, ante la duda sepamos decidir por el amor, por encarnar el amor al pensar, sentir, imaginar y soñar, se la luz que ilumina la obscuridad del temor, el rencor, la indecisión y el duelo Canto o frases a meditar:“Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
En el nombre del Señor.
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
En el nombre del Señor.
Acompáñame ilumíname,
toda la vida.
Acompáñame ilumíname,
Espíritu Santo, ven ven.

Espíritu Santo eres el Don de consejo

Espíritu Santo uno con el Padre Nuestro y Jesucristo, señálanos los caminos de la santidad, el querer de Dios en nuestra vida diaria, anímanos a seguir la solución que más concuerda con la gloria de Dios y el bien de los demás. Guíanos para salvar al prójimo y ayudarlo a descubrir el misterio de tu amor. Muéstranos tu luz en las palabras y obras, enséñanos a distinguir aquellas que nos ocultan y separan del amor. Canto o frases a meditar:“Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
En el nombre del Señor.
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
En el nombre del Señor.
Acompáñame aconséjame,
toda la vida.
Acompáñame aconséjame,
Espíritu Santo, ven ven.

Espíritu Santo eres el Don de fortaleza

Espíritu Santo uno con el Padre Nuestro y Jesucristo, aliéntanos continuamente y ayúdanos a superar las dificultades que sin duda encontramos en nuestro caminar hacia Dios. Se la fortaleza en nuestras debilidades, sobre todo en aquellas que causan dolor a nuestro prójimo, en las dependencias y vicios que nos esclavizan ocultando la libertad que nos has entregado. Ayúdanos a ser humildes ante tu aliento, conscientes de tu presencia, compasivos ante quienes por su boca u obras proclaman ofensas. Danos esa paciencia antes de mostrar nuestra ira o desesperación. Danos la perseverancia para reconciliarnos. Auxílianos ante la tentación de separarnos del Santísimo Sacramento, se nuestra fortaleza. Canto o frases a meditar:“Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
En el nombre del Señor.
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
En el nombre del Señor.
Acompáñame fortaléceme,
toda la vida.
Acompáñame fortaléceme,
Espíritu Santo, ven ven.

Espíritu Santo eres el Don de ciencia

Espíritu Santo uno con el Padre Nuestro y Jesucristo, danos la luz de tu juicio recto para mirar las cosas creadas con la alegría del alumno que admira al maestro, con la contemplación de la creatura que descubre la perfección del creador, con el entusiasmo del niño ante el amor de sus padres. Danos tu luz para usarla en conciencia en la salvación de nuestro prójimo y mantener nuestro corazón en Dios y en su creación de infinita sabiduría, orden y armonía resolviendo la aventura de descubrirte y alabarte en tu creación. Canto o frases a meditar:“Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
En el nombre del Señor.
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
En el nombre del Señor.
Acompáñame oriéntame,
toda la vida.
Acompáñame oriéntame,
Espíritu Santo, ven ven.

 

Espíritu Santo eres el Don de piedad

Espíritu Santo uno con el Padre Nuestro y Jesucristo, muévenos para tratar a Dios con la confianza con la que un hijo trata a su Padre. Para platicarle y compartirle cualquier cosa, sabiendo que estas con nosotros en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad y aún en nuestras perversidades, pues siempre estas con nosotros y por tu piedad no nos abandonas aunque nosotros te demos la espalada y te neguemos Canto o frases a meditar:“Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
En el nombre del Señor.
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
En el nombre del Señor.
Acompáñame consuélame,
toda la vida.
Acompáñame consuélame,
Espíritu Santo, ven ven.

 

Espíritu Santo eres el Don de temor de Dios

Espíritu Santo uno con el Padre Nuestro y Jesucristo, que nos empujas suavemente para alejarnos de las ocasiones de pecar, que nos alientas a no ceder ante la tentación, a evitar todo mal que pueda entristecer, ofender o contrariar la voluntad del Padre Nuestro. Que te contrístese Espíritu Santo nuestras caídas y errores, para temer separarnos de Aquel a quien amamos y constituye nuestro origen, camino, verdad, vida y destino. Canto o frases a meditar:“Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
En el nombre del Señor.
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
En el nombre del Señor.
Acompáñame líbrame,
toda la vida.
Acompáñame líbrame,
Espíritu Santo, ven ven.

 

Oración

– Dios Padre, que nos has salvado por la muerte y resurrección de tu Hijo, renueva entre nosotros el envío del Espíritu, para que trabajemos con empeño en la construcción del Reino, y de este modo tu amor sea conocido y alabado por todos los pueblos.

Liturgia de la Palabra

Primera Lectura: Hechos 2,1-11

“Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar”

Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De repente, un ruido del cielo, como de un viento recio, resonó en toda la casa donde se encontraban. Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se repartían, posándose encima de cada uno. Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería.

Se encontraban entonces en Jerusalén judíos devotos de todas las naciones de la tierra. Al oír el ruido, acudieron en masa y quedaron desconcertados, porque cada uno los oía hablar en su propio idioma. Enormemente sorprendidos preguntaban: “¿No son galileos todos esos que están hablando? Entonces, ¿cómo es que cada uno los oímos hablar en nuestra lengua nativa? Entre nosotros hay partos, medos y elamitas, otros vivimos en Mesopotamia, Judea, Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia o en Panfilia, en Egipto o en la zona de Libia que limita con Cirene; algunos somos forasteros de Roma, otros judíos o prosélitos; también hay cretenses y árabes; y cada uno los oímos hablar de las maravillas de Dios en nuestra propia lengua.”

Salmo Responsorial: 103

“Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra.”

Bendice, alma mía, al Señor: / ¡Dios mío, qué grande eres! / Cuántas son tus obras, Señor; / la tierra está llena de tus criaturas. R.

Les retiras el aliento, y expiran / y vuelven a ser polvo; / envías tu aliento, y los creas, / y repueblas la faz de la tierra. R.

Gloria a Dios para siempre, / goce el Señor con sus obras. / Que le sea agradable mi poema, / y yo me alegraré con el Señor. R.

Segunda Lectura: I Corintios 12,3b-7.12-13

“Hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo”

Hermanos: Nadie puede decir “Jesús es Señor”, si no es bajo la acción del Espíritu Santo. Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de funciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común.

Porque, lo mismo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos, son un solo cuerpo, así es también Cristo. Todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo. Y todo hemos bebido de un solo Espíritu.

Evangelio: Juan 20,19-23

“Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo. Recibid el Espíritu Santo”

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en su casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: “Paz a vosotros.” Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: “Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envió yo.” Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: “Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.” Acto penitencial

Homilía

Nos cuesta ser fieles al plan de Dios. Todos, en nuestra historia, tenemos conciencia de las muchas ocasiones en que hemos roto con Dios. Cuando esto ocurre, nos vemos incapaces de saciar nuestra sed de felicidad.

Has oración

Recuperamos el amor en nuestra vida cuando descubrimos el amor del Padre en el hijo, el Espíritu Santo que encarna la misericordia en la humanidad. Has oración, para recuperar ek amor, dialoga desde tu espíritu con el Espíritu Santo y perdona. Perdonar, es un don que recibimos del Espíritu Santo de Cristo en el Padre Nuestro. Mientras no perdonamos somos esclavos de la persona con quien nos enojamos o le tememos..

Recibe el perdón del amor que el Espíritu Santo nos entrega y transforma ese malestar en bendición. Limpia de tiznaduras, lava los residuos de la comida, quitar la maleza, tirar la basura hasta transformarnos al encontrar, en ese malestar, la bendición que Dios entrega a través de tu vida.

Recupera el Amor y la paz del Espíritu Santo que ocultamos tras nuestro egoísmo y los juicios de condena.
Comienza a dialogar en oración nuevamente en el amor.

Has oración desde tu espíritu, te compartes en el Espíritu Santo y Él en ti: La oración es un diálogo consiente del amor que nos sostiene. La oración es un acto de amor con Dios, con nuestro prójimo y con nosotros mismos. Limpia tus palabras pues las palabras muestran el interior de nuestra mente, boca y acciones, Mira el interior de tu corazón y encontraras el amor que transforma la vida real y tangible mente.

Medita

Medita expresando el amor, la libertad y la paz-meditación

La libertad es en acto de decisión por un bien superior, no confundamos con decidir.

La persona libre decide por el amor, y miran a los otros libres y responsables de sus actos.

Ante una persona que pretende lastimarnos, ofendernos o con deuda. En nosotros está decidir verla como alguien que nos ofende o como alguien que necesita ayuda. La voz del Espíritu Santo siempre tratar a una persona para ayudarla es un acto de libertad y de liberación. Si guardo ofensa me convertierto en esclavo de la otra persona-

El amor del Espíritu Santo se percibe en tiempo presente, lo ocultamos cuando ponemos en este presente: rencores y resentimientos del pasado o en temores del futuro.

La meditación detiene los pensamientos y las emociones, en un viaje aeróbico a la profundidad del presente, de la 4d, del origen. Es mejor que un estado drogado o alcohólico, pues el sentimiento de recompensa, paz y alegría es real. Además de preparar la conciencia para una contemplación o fusión en el amor.

Contempla

Extiende el amor, con la caridad de la contemplación

La Caridad es el amor humanizado, Es el Espíritu Santo expresándose en la humanidad, cuando le das a otros, les das tu pertenencia y rumbo. Vuelve a valoras el sentido humano de tu vida y verás cuanto amor está esperando entrar en tu corazón y cuanto salir al encuentro del mundo que está alerta a recibir la bendición de paz y amor en el ambiente.

Contemplar es mirar y mirarse en lo mirado mirándose mirando, mirándose en lo mirado, siendo uno en conciencia Con la práctica puede experimentarse la igualdad de la profundidad y el ambiente unidos en una misma armonía.

Asi que mírate en el amor y mírate mirado en el amor que te mira, mientras tu lo miras. Mirarte en quien miras y mira a quien miras dentro de ti. Así verás en conciencia, así descubrirás el amor en ti y en lo que te rodea. Descubrirás el Espíritu Santo que te alienta y anima a formar el amor con bendiciones, precisamente en este mundo,

Vive el amor

Vive el amor: fe, esperanza y confianza en el Espíritu Santo del amor.

Recupera la profundidad de tu origen, el camino y el destino. En el Espíritu Santo todo tiene sentido y dirección. Aún en situaciones erróneas  tiene reconciliación, curación, valoración, diálogo, libertad, presente, caridad e identidad con el origen, camino y destino.

Vayamos en paz

Salgan al campo, canten, caminen juntos, abrazo completo, digan buenos días-noches, dense flores de amor, bendigan la comida y cuando se despidan. Perdonen, platiquen, Decidan por el amor, eso es libertad. Acérquense al amor en el Espíritu Santo, acérquense a Dios. Ábranle la puerta. Inclúyanlo en sus vidas, él siempre está como padre bueno esperando a guiarlos, si ustedes que dan cosas buenas a sus hijos, que no hará el Padre nuestro por ustedes.

El pueblo de Israel también vivió esta experiencia. Y recibió la promesa del Espíritu que habitaría sus corazones y les conduciría a la vida.

Nosotros, por Jesús, hemos recibido este Espíritu prometido, si bien todavía tiene que germinar en nuestro interior. Pero sabemos que esta germinación es obra del mismo Dios. La cuestión es, ¿estamos dispuestos a aceptar el don de Jesús? Sabemos que el camino para llegar a la resurrección pasa por la cruz. Cada uno debe decidir si quiere el agua que Jesús le ofrece.

Ave María purísima, sin pecado concebido.

Dios nos bendiga: en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo.

Amen

Vayamos en la Paz del Espíritu Santo, Amor del Padre.

En Nombre de Cristo….

Amen

Canto o frases a meditar:

“Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
En el nombre del Señor.

Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
En el nombre del Señor.

Acompáñame ilumíname,
toda la vida.
Acompáñame ilumíname,
Espíritu Santo, ven ven.

Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
En el nombre del Señor.

Acompáñame enseñame,
toda la vida.
Acompáñame enseñame,
Espíritu Santo, ven ven.

Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
En el nombre del Señor.

Acompáñame fortaléceme,
toda la vida.
Acompáñame fortaléceme,
Espíritu Santo, ven ven.

Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
En el nombre del Señor.

Acompáñame oriéntame,
toda la vida.
Acompáñame oriéntame,
Espíritu Santo, ven ven.

Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
En el nombre del Señor.

Acompáñame consuélame,
toda la vida.
Acompáñame consuélame,
Espíritu Santo, ven ven.

Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
Espíritu Santo ven ven,
En el nombre del Señor.

Acompáñame líbrame,
toda la vida.
Acompáñame líbrame,
Espíritu Santo, ven ven.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.