Hij@, eres el Amor de Dios, su bendición, haz familia.

Oye Hij@. Parece que hacer familia es sólo tarea de los padres, pero ¿cómo hacer familia cuando uno de ellos falta?, ¿cuando los papás están en crisis? En los problemas matrimoniales parece que los hijos no cuentan en las decisiones y son los más afectados. Si eres hij@ programad@ o no, de comportamiento correcto o rebelde siempre serás de la familia. Formas el cuerpo de tu familia. Hij@ eres una bendición de Dios en tu familia.

Muchas veces no estamos de acuerdo con las decisiones de los padres y muchas veces no están de acuerdo con las decisiones de los hijos. A veces el desacuerdo llega a “gritos y más que sombrerazos” y termina por interrumpir el dialogo. A veces los padres abusan de sus hijos imponiéndose. A veces los hijos se fugan de la madre o el padre para “liberarse” pero en el fondo están unidos como familia y esas acciones provocan un hondo dolor que se revive una y otra vez en resentimientos que se mantienen como enfermedad en nuestro corazón.

Esa herencia que recibes, esos abusos sin perdonar, los desacuerdos sin superar, la rebeldía como modo de huir. Rencores y resentimientos que guardas y deforman como ácido tu cara al mundo. Llevas en tu vida la pesada carga de tu formación y luego de tu juventud, si no la perdonas y le das sentido, la entregarás como herencia a tus hijos. Querrás ser hij@ de tu pareja o dejarás de creer en el Amor y el perdón como un camino de verdad y vida.

Hij@ te propongo algo, mirate como una semilla de Amor que Dios ha sembrado en esta tierra, eres su Amor y en ti pone la esperanza de que des frutos y semillas de Amor en la tierra. Dios sabe donde te sembró y te cultiva para que te llenes de su Espíritu Santo. Para que fluya e ti el gozo, la paz, la paciencia, el auto-control, la amabilidad… el Amor.

Ahora, comienza a dialogar con el Señor Dios y pregúntale ¿cómo puedes rescatar hacia el Amor a tu familia? Cada mañana invítalo a tu vida, a tu casa, a tu familia y escucha en el eco del espacio y del silencio lo que quiere que hagas. Su Espíritu Santo está presente en ti y en cada uno de tu familia. Sin importar donde estén y como estén, es el aliento de vida, de verdad en el camino. Respira suavemente tres veces y pregúntale ¿que quieres que haga mi Señor? Observa, y actúa con el Amor que te da.

El Amor que te da es suficiente para transformar la familia y tu herencia. Recibe la herencia del Padre Nuestro y entrega la herencia de su Hijo Jesucristo, con el Espíritu Santo, a tu familia. También son herederos del amor y la paz y pueden encontrar el Espíritu Santo. Dales la buena noticia primero a padres y hermanos y, cuando sea el tiempo, a tus hijos, tu pareja y las familias que Dios pone próximas a tu alcance.

Hij@, eres el Amor de Dios, su bendición. Empieza a reconstruir tu vida espiritual. Pide por tu familia

familia_como_vivir

Mira la respuesta en el evangelio que relata San Juan (16,23b-28)

Aquél día no me harán más preguntas. Les aseguro que todo lo que pidan al Padre, él se lo concederá en mi Nombre.

Hasta ahora, no han pedido nada en mi Nombre. Pidan y recibirán, y tendrán una alegría que será perfecta.

Les he dicho todo esto por medio de parábolas. Llega la hora en que ya no les hablaré por medio de parábolas, sino que les hablaré claramente del Padre.

Aquel día ustedes pedirán en mi Nombre; y no será necesario que yo ruegue al Padre por ustedes,

ya que él mismo los ama, porque ustedes me aman y han creído que yo vengo de Dios.

Salí del Padre y vine al mundo. Ahora dejo el mundo y voy al Padre”.

Esto es palabra de Dios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.