La obra que cambia al mundo

Hoy confiaré en que Dios está presente

Amar para transformar el mundo. Sembraré una o varias flores de amor al día:

    • Haré con puntualidad mi trabajo,

  • Venceré la pereza de la mañana.
  • Le rezaré el ave María cuando aparezcan pensamientos, deseos y obras impuros.
  • Seré amable con los demás.
  • Iré a Misa y comulgaré.
  • Diré «Espíritu Santo ven» cuando tenga mis dudas
  • Le llevaré a la Virgen la flor de los sacrificios que hago por mis hermanos desamparados.

Deja un comentario