La obra que cambia al mundo

Amar para transformar el mundo. Sembraré una o varias flores de amor al día:

    • Haré con puntualidad mi trabajo,

  • Venceré la pereza de la mañana.
  • Le rezaré el ave María cuando aparezcan pensamientos, deseos y obras impuros.
  • Seré amable con los demás.
  • Iré a Misa y comulgaré.
  • Diré «Espíritu Santo ven» cuando tenga mis dudas
  • Le llevaré a la Virgen la flor de los sacrificios que hago por mis hermanos desamparados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.