PERDONO A MIS HERMAN@S POR LAS AGRESIONES

Extiende la red del Señor, siembra esta flor de amor

DIOS DE AMOR, HOY QUIERO PERDONAR A MIS HERMANOS Y HERMANAS POR LAS AGRESIONES DE PALABRAS Y ACTITUDES QUE ME HAN IMPEDIDO SENTIR UNA VERDADERA FRATERNIDAD

Tu Ejercicio Espiritual

Mientras más llamamos a Dios, mejor podemos sentir su Presencia. Día a día Él nos acerca más al Corazón de Dios que nos ama.
Alma mía enfoca tu conciencia a reconocer tu espíritu, pues es donde se anida el templo del Espíritu Santo. Tu espíritu es donde el temor es iluminado por el temor, donde la razón encuentra sentido y las emociones sienten la paz y la libertad.

Dones

Señor Jesús, hijo del Padre Nuestro unido en el Espíritu Santo, Trinidad Santa en un solo Dios amoroso que viene a nuestro encuentro para formarnos a imagen y semejanza en la paz, la libertad y el gozo del cielo del amor manifiesto. Quiero desatar con tu ayuda las debilidades que me esclavizan en las sombras, el temor y el rencor. En ti espero transformar en bendición todo daño que he procurado o permitido a mi prójimo y a mí mismo. Quiero escuchar tu voz en mi conciencia, mirar tu creación en mi vida, proclamar tu amor en mi boca, crear con tu presencia en el mundo que me rodea.
La amabilidad es la actitud digna del amor. Las palabras del amor, saben a gloria, a verdad, a comprensión, a caridad, a confianza, a ternura, a perdón. Toda palabra que no está sostenida con hechos pierde significado. Reflexiona sobre cómo se hace una oración para pedir la intercesión de Dios, de la Santísima Virgen, de los ángeles o los santos. Iniciamos la oración reconociendo con quién estamos hablando. Luego le pedimos el favor o la intercesión o el favor que necesitamos. Por último, AMEN, confirmamos con gratitud, fe y esperanza, la atención que hemos recibido al ser escuchados.
Gracias por no hacerme sentir uno de tus deudores y sin embargo qué hermoso haber recibido de ti. Cuánto debiera estar comprometido contigo y lo único que nos dices es: «Ama a Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo» y lo haces para nuestro «Bien estar», para que recibamos el reino de Dios, el paraíso aquí en la tierra. El cielo del amor en vida… Háblale al Señor sobre tu gratitud.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.