Meditación del peregrino

San Francisco de Asís recreó el nacimiento para contemplar el milagro el misterio del nacimiento de la vida que viene del Amor: Jesús en la Tierra. Hoy te invito a que medites la experiencia de ser peregrino, pues el Amor toca a tu puerta, tu Amor busca donde nacer cada día.

Peregrina en el hogar

Durante todo este día toma un papel y un lápiz y escribe tu experiencia de peregrinar en esta tierra ¡compártelo!

  • Peregrino, migrante, aventurero o simplemente viajero en esta tierra. En el fondo todos buscamos el brillo del espíritu que nos anima le da sentido a nuestra vida.

Alma mía hoy te invito a qué acompañes a los peregrinos que van hacia Belén es el éxodo de todo el mundo, desde el tiempo en que encarnamos en la tierra buscando la luz del Espíritu de Dios.

Empieza a caminar en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo

Comienza reconociendo que hay muchos pasos que faltan en el camino mirando todas esas caídas qué te apartaron del rumbo descubre en este momento tu oportunidad de levantarte y caminar en el camino que te lleva hacia la vida que viene del amor, hacia el portal de Belén. Pide el perdón al Señor y entrega el perdón a tu prójimo y a ti mismo.

Siente su presencia

“Me detengo frente a tu puerta y llamo\”, dice el Señor. Que privilegio más maravilloso es el que el Señor de la Creación desee venir a visitarme. Doy la bienvenida a su Presencia.

Recibe los Dones

Qué alegría saber que la puerta grande del hogar de tu Espíritu Santo tiene forma Sacramental, pues no se cierra mi bautizo, ni mi confirmación; dos grandes portones por los que regresé al hogar del espíritu. Y la puerta angosta es sacramental de reconciliación, donde los lodos que acumulé, las manchas que cultivé y la lepra que permití es bañada, curada y envuelta en tu misericordia penitencial. Así me vistes de gran gala para entrar por la puerta del altísimo donde tu gloria es plena y el gozo del cielo te abraza. Cuán hermoso es adorar está puerta del hogar de tu Espíritu Santo, que es alimento divino, pan de ángeles, donde el Padre se entrega como hijo en Espíritu Santo y se encarna para abrir el camino de nuestra encarnación y alcanzarnos el gozo del cielo en el hogar del Espíritu Santo, peregrinando con nosotros.

Platícale de tu viaje

Señor, Tú nos pides que tomemos el yugo y caminemos juntos, pues tu yugo es suave y tu carga ligera. Te pido por mi cónyuge, ese ser lleno de tu amor con quien comparto mi yugo. Has puesto el amor para unirnos y nuestro egoísmo y el adversario parece insistir en separar el paso y nuestro rumbo. Gracias por permitirme decidir por compartirme con mi espos@ para compartir las bendiciones de tu camino. Para crecer y multiplicarnos, para ir por todo el mundo encarnando el amor, buscando la paz y el perdón.

Lee su palabra

(Mt 1,18-24): La generación de Jesucristo fue de esta manera: Su madre, María, estaba desposada con José y, antes de empezar a estar juntos ellos, se encontró encinta por obra del Espíritu Santo. Su marido José, como era justo y no quería ponerla en evidencia, resolvió repudiarla en secreto.

Así lo tenía planeado, cuando el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en Ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque Él salvará a su pueblo de sus pecados». Todo esto sucedió para que se cumpliese el oráculo del Señor por medio del profeta: «Ved que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel, que traducido significa: “Dios con nosotros”». Despertado José del sueño, hizo como el Ángel del Señor le había mandado, y tomó consigo a su mujer.

Mírate, eres  peregrino

Imagina que estas en una peregrinación y escuchas lo que otros peregrinos van descubriendo por el camino.

Si puedes, mira a la LUNA …

Amigo, hermano, hombre,
caminante, peregrino,
si puedes mira a la luna,
y escucha el beso divino.

A mil años de distancia
al pasado me siento unido,
y al presente y al futuro,
y a todos mis conocidos.

A todos los que algún día
han sido o son peregrinos,
a todos todos los seres
de todos todos los siglos.

A los hombres, las mujeres,
a los muertos y a los vivos,
al mar, al cielo, a la tierra,
y … al universo mismo.

A las sendas, y a las flechas,
y al alma de mi Camino:
mirando hoy a la LUNA
a todo me siento unido.

Lector, hermano, amigo,
caminante, peregrino:
si puedes mira a la luna,
y escucha el beso divino.

(Juan, 10-3-03; con luna llena LLENA).

“El sufrimiento purifica el alma y la felicidad la hace crecer”

“Sólo tres días son poco tiempo para hacer balance, pero no hay metas, el camino, la gente, las experiencias, y las enseñanzas de los peregrinos, son las metas más bonitas”

(Laura)

“La duda es la semilla del fracaso”

(El escalador peregrino)

“Lo mejor del camino es la tolerancia”

“Lo bonito no es el amor. Lo bonito es la ilusión”

“No me gustan los pueblos en los que no se ve sonreír a nadie”

“Por el mismo precio más vale un plato de gracia que tres de mala cara”

(Antonio)

“Es bonito buscar soluciones; probar diferentes caminos hasta encontrar el verdadero”

(Juan).

“Hay albergues en los que siempre se ve amanecer…”

“La primera luz se llamaba Laura. Iluminó el comienzo y luego se fue, en bici, para iluminar con su sonrisa otros lugares y otras almas…”.

“Ir del trabajo al Camino es fácil. Pero ir de la comodidad de la playa al Camino es más dificil. Se hace preciso ennadarse. Poner todos los contadores a cero. Partir de la nada, porque así todo lo que venga será maravilloso”…

(Juan)

“Si te paras todo empieza a ser diferente”

“Es importante a dónde vas, pero más importante todavía es lo que haces mientras caminas”

“Si no te paras te pierdes la belleza que hay a la vera del camino”

“Quien no se para no ve la belleza”

“Caminar de último cansa más”

“El sufrimiento purifica el alma y la felicidad la hace crecer”

“Es importante el destino, pero lo esencial es el camino”

“Hoy he caminado bien… y ahora me noto mucho más cerca de mi mismo”

“Al salir de la nada todo lo que te encuentras es algo”

“Vi un caracol. Caminamos juntos durante un rato. Y me encontré conmigo. Luego yo me senté y él siguié su camino. No volví a verlo. Pero en mi corazón quedaron sus enseñanzas: sólo quien va despacio puede llegar a lo importante”

“Una de las cosas buenas del Camino del peregrino es que en él no existen los lunes… ni hay ningún alcalde que tenga poder para prohibir que los peregrinos sonrían…”

“Los que caminan sonríen más”

“Amistad, aventura, emociones, retos, sueños, ilusiones, pero también dolor, lágrimas y desamores, todo eso es lo que tiene el Camino. Pero no lo dudes, apuesta por él. Será una de las mejores experiencias de tu vida”

(Jose Antonio).

Ahora que tu oración se extienda en la red de caridad del Señor, entrega esta flor de amor .

A PARTIR DE HOY EMPIEZO A SANARME,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.