Señor, tómame de la mano y guíame hacia mi espíritu. Sólo quiero que el alma mi alma esté presente en mi conciencia. Quiero prepara mi alma para dialogar contigo mi Señor y con el espíritu de mi  prójimo.

Quiero sentir mi espíritu en la oración ¡Que callen mis razones y mis justificaciones, argumentos todos, pensamientos vanos, soberbios y de vanidad. Toda aquellas emociones y deseos del mundo pasajero!.

Te lo pido en nombre de Jesucristo. Amén.

 

8 sugerencias para el dialogo con tu espíritu.