Señor, tómame de la mano y guíame hacia mi espíritu. Sólo quiero que el alma mi alma esté presente en mi conciencia. Quiero prepara mi alma para dialogar contigo mi Señor y con el espíritu de mi  prójimo.

Quiero sentir mi espíritu en la oración ¡Que callen mis razones y mis justificaciones, argumentos todos, pensamientos vanos, soberbios y de vanidad. Toda aquellas emociones y deseos del mundo pasajero!.

Te lo pido en nombre de Jesucristo. Amén.

 

8 sugerencias para el dialogo con tu espíritu.

Paciencia

Paciencia, deja que el Espíritu Santo te muestre la altura que puede alcanzar tu espíritu apoyado en la profundidad de la humildad… Paciencia, perdona y ama. Llegará el momento en que escucharás: Tus pecados son perdonados, “levántate, toma tu camilla y camina”(Jn 5: 8)… ”has sido curado, no vuelvas a pecar, de lo contrario te ocurrirán cosas peores” (Jn 5: 14).