Oh Dios ¡no te creo!

Señor no creo que estés conmigo. Quiero encontrar palabras y poemas de amor para sentir tu Espíritu en mi espíritu; para formar mis pensamientos, mis emociones, mis labios y mis obras, y así mirarme en Ti, encontrarme contigo, mi Señor, y decirte un plegaria que sólo mi corazón puede pronunciar y un canto que sólo mi alma puede cantarte.

Señor te pido perdón por entristecer mi alma, ocultando el ánimo que me regalas en mi espíritu, reconozco que evito sembrar tu compasión en las ofensas y deudas que recibo y hago.

Perdón por aceptar los placeres carnales. Perdón Señor dejar que la pereza guíe mi alma y la rodee de pensamientos, palabras y acciones agrias y ácidas.

Perdón por la apatía que cultivo en la vida, paralizando tu luz y misericordia.

Perdón por no entregar la caridad que has puesto en mi corazón.

Perdón por apartar tu Amor y Paz de mi alma. Mi mente y relaciones se enferman con mi egoísmo que menosprecia el pie firme de tu Amor y Paz.

Perdón por descuidar el cultivo de mi espíritu, que tiene hambre de tu Espíritu Santo para guiarme y someter los caprichos de mis pasiones.

Perdón por no creerte, ni aceptar tu Espíritu Santo.

Medito en tu palabras…

“Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y El os dará otro Consolador para que esté con vosotros para siempre; es decir, el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque ni le ve ni le conoce, pero vosotros sí le conocéis porque mora con vosotros y estará en vosotros.… “(Juan 14:15-17)

Sin importar religión o creencia, el lugar o el momento por el que estés pasando, nadie es tan pobre que no pueda dar Amor y ni tan rico que no lo necesite. Aun el enfermo, el desposeído, el doliente, el poderosos, el pillo y el villano, todos tenemos Amor para abrazar el mundo, es nuestra mision. Amor es lo que en verdad podemos entregar..

Recibe los Dones del Señor

Gracias por mantener eternamente tu presencia en la divina hoguera de tu Espíritu Santo en nuestra existencia, por darnos el hogar del cielo con tantas puertas. Perdón por no ir al hogar donde nos esperas siempre, sé que te dejo solo, aunque estás en mí, pues te ignoro en mi conciencia mirando o mundano y olvidando que tú eres el hogar del mundo. Ayúdame a mirar tu hoguera de amor en todo el mundo, en toda tu creación, en mi reflejo del espejo, en mi prójimo, tu hoguera de amor siempre presente en el hogar de tu amor.

Platica con el Señor

Siento que reacciono en alguna forma al orar con la Palabra de Dios? Me siento desafiada(o), confortada(o), enojada(o)? Imagino a Jesús sentado o de pie, a mi lado; le hablo sobre mis sentimientos, como al mejor de los amigos.

Tus flores de amor, dan frutos espirituales

Hoy consolaré a otra persona hablándole del milagro que hace Dios al acompañarnos en la vida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.