Detén mente y emociones, te pueden llevar a su antojo.

En la consulta terapéutica es común que nuestros pacientes enfrenten los riesgos de tener la mente y emociones sin el control de su espíritu. Sin la presencia de tu espíritu personal, tanto la mente como las emociones te conmueven y llevan a su antojo envueltos en ideas, juicios o condenas, sin mirar que hay otras oportunidades o camino presente para resolver el momento en que atravesamos.

El presente lo ocultamos con resentimientos y juicios y NO miramos el regalo que el Señor nos presenta en ese instante. Para abrir el presente que nos regala es necesario, detener nuestra mente y emociones y mirar adentro, cuando esto ocurre, nuestro espíritu nos descubre en la consciencia la verdad que está presente. Esto es meditar (enfocar atentamente la consciencia a la consideración de algo. O bien tener conciencia plena).

Sigue leyendo «Detén mente y emociones, te pueden llevar a su antojo.»

Paciencia

Paciencia, deja que el Espíritu Santo te muestre la paciencia, perdón y amor que tu espíritu alcanza en la humildad … “levántate, toma tu camilla y anda»Alma mía, de pronto parece que la obscuridad se apodera de tu vida, te descubres paralizada y aprisionada, reconoces la desolación y aquel camino de libertad que antes creías entender en tu paso por la tierra parece un recuerdo lleno de melancolía. Tal vez busques culpables y te reproches a ti misma tus errores y debilidades; tratando de justificar el desierto que vives. Pero en el fondo de tu corazón reconoces la presencia del amor que clama por expresarse y liberarte de tu prisión. Tu amor parece escondido en una prisión

Sigue leyendo «Paciencia»

Oración fuerte para reunir al matrimonio y la familia

Señor en la separación, la contrariedad, el dolor y la infidelidad entrego mi amor meditando, perdonando y contemplándote en esta oración para reunir nuevamente a la familia. Sigue leyendo «Oración fuerte para reunir al matrimonio y la familia»

Olvide que siempre estás presente.

Señor, Padre bueno: Se que todas tus expresiones de Amor son un milagro y que el universo está lleno de tus milagros, pero es tan pobre mi visión que no encuentro el milagro en esta crisis. Quiero encontrar mi fe para pedirte lo que pienso y quiero. Pero ayúdame a pedir lo que necesito, lo que mi corazón desea descubrir. Tu milagro. Sigue leyendo «Olvide que siempre estás presente.»

Espera un milagro HOY

Misericordia es que paguemos al mal con perdón y amor. Somos seguidores de Cristo. El padre Juan Marcos Cadena, director espiritual de Misión de Amor, nos pidió que hiciéramos algo, una abrazo grande de amor en Cristo, para remediar la soledad y la desesperación ante la inseguridad, las amenazas, los temores, los rencores, los resentimientos y el asecho de la maldad: Sigue leyendo «Espera un milagro HOY»

¿Cómo encontrar el amor en mi vida?

Alma mía, si estás cansada de la relación con otras personas y has perdido la fe, la esperanza y crees que el amor ha terminado, entonces detente y mira qué estas buscando en las personas y en ti.

Cuando busques a un ser humano encontrarás los frutos de su espíritu que es permanente. Si, siguiendo al adversario, buscas los bienes temporales, entonces recibirás sueños e ilusiones pero no son una persona. Sigue leyendo «¿Cómo encontrar el amor en mi vida?»

La oración como puente

La Oración es un puente que nosotros ofrecemos para que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo lleguen a nuestro hogar, a nuestra conciencia. Con la oración dejamos que el Padre manifieste su creación hacia nosotros. El Padre se relaciona con la creación a través de la oración. Nos permite observar su mano divina, donde expresa su amor. Su Espíritu Santo es el amor transformador, el amor para manifestarnos la presencia y despertarnos la conciencia la divinidad.

Sigue leyendo «La oración como puente»

El diálogo interno

Dicen muchos que la gracia se recibe a partir de la lectura de la Biblia, del conocimiento profundo del amado. Para mí el gozo de la gracia sí depende del conocimiento, sin embargo, aunque no supiera leer, ni tuviera ojos para ver y oídos para escuchar, sí tengo espíritu para estar presente frente a nuestro Espíritu Santo en el diálogo interno. Sigue leyendo «El diálogo interno»