En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo…

Señor, te contemplo  presente en el Santísimo Sacramento, tu Amor de Padre Nuestro esperas que tu Espíritu Santo ilumine mi  ánimo en el camino  la verdad y la vida. Vengo a entrégate mi mente, emociones, cuerpo y relaciones personales.

Por siempre alabado ¡Cristo! nuestro Señor Sacramentado

 

 

Pide Perdón
Dios de amor, hoy quiero perdonar a mis hermanos y hermanas por las agresiones de palabras y actitudes que me han impedido sentir una verdadera fraternidad

Haz tu comunión Espiritual

No siempre podemos tener la gracia de comulgar Sacramentalmente, pero siempre la oportunidad de adorar y recibir a nuestro Señor, presente en la eucaristía en una comunión espiritual, a pesar de nuestros pecados.

Creo, Jesús mío, que estás real y verdaderamente en el cielo y en el Santísimo Sacramento del Altar.

Te amo sobre todas las cosas y deseo vivamente recibirte dentro de mi alma, pero no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón. Y como si ya te hubiese recibido, te abrazo y me uno del todo a Ti. Señor, no permitas que jamás me aparte de Ti. Amén

1° Tomo Conciencia de Tu Presencia
Alma mía enfoca tu conciencia a reconocer tu espíritu, pues es donde se anida el templo del Espíritu Santo. Tu espíritu es donde el temor es iluminado por el temor, donde la razón encuentra sentido y las emociones sienten la paz y la libertad.
2° Recibo tus dones
Alma mía, levanta tu voz en profunda oración al Padre Nuestro (origen y destino) agradece que te unes a su amor, compártele tu vida, rinde tus debilidades y ofensas a su perdón y misericordia. Pídele en nombre de Jesucristo su hijo (camino, verdad y vida) que descubra a tu conciencia el amor del Señor., escucha a su Espíritu Santo (consuelo, guía y fortaleza). Son un sólo Dios, un sólo Señor, por los siglos de los siglos. Contémplate en su presencia pues siempre viene a tu encuentro.
3° Dialogo contigo Señor
żCómo me ha llegado la Palabra?żMe ha dejado indiferente? żMe ha consolado, o me ha impulsado a actuar en otra forma? Imagino a Jesús mismo, sentado o de pie, cerca de mí. Me vuelvo hacia El y le abro mi corazón.
4° Quien Soy
La misión de amor que Dios ha puesto en tu vida es amar a Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo. Todos los días, cada día. Esa misión la logramos cuando podemos decir “Padre Nuestro” sintiéndonos hijos amados, todos, incluyendo a mis enemigos. El amor es la esencia de la vida y es necesaria compartirla y dejarla que transforme en vida lo que es de la vida.
5° Encarna el Amor
Hoy entregaré mi limosna reconociendo a Dios en mi prójimo y en mi mismo.
Hoy le reconoceré la gloria que Dios me da, en todo lo que pasa por mi vida
Hoy iré a Visitar a algún enfermo o preso buscando mirar a Cristo

6° Despedida

Padre Nuestro, Ave Maria y Gloria,

Marcho en paz con tu Amor, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amen